Denuncias de amenazas para votar a favor de destituc…
Cuatro escenarios tras la derogatoria del estado de …
Un domingo distendido se vivió en Quito, tras 13 día…
Los mayores de 30 años se prefieren el libro religio…
Cuatro familias dejarán atrás sus casas cuarteadas d…
Locales reabrieron en sector de av. Patria, en segun…
Unión de Taxis de Pichincha desmiente una posible pa…
99 militares resultaron heridos durante 14 días de protestas

¡Honestidad y sinceridad ante todo!

Los ecuatorianos esperamos que quienes lleguen a dirigir los destinos de una provincia, cantón y parroquia, trabajen con honestidad, sinceridad y de manera desinteresada a favor de quienes confiaron en sus planes de trabajo y propuestas de campaña.

Que se promueva una manera diferente de hacer una verdadera política de servicio, y no para aprovecharse de los recursos del Estado, en beneficio personal, familiar o de sus más cercanos colaboradores de confianza.
Es necesario terminar con el pago de favores y cuotas políticas, con el tráfico de influencias, con el abuso de poder y autoritarismo de determinadas autoridades, acabar con la persecución e intimidación al servidor público que piensa diferente, erradicar el acoso laboral; que la función pública cuente con personal calificado e idóneo.

Que las autoridades de turno, no estén solo pensando en ser nuevamente candidatos a alguna dignidad popular o quieran seguir viviendo de la política partidista, o que prevalidos de su cargo público, busquen acomodarse como docentes en alguna universidad del Estado. Que cualquier indicio de corrupción, tenga inmediatamente el seguimiento y sanción correspondiente, y que la fiscalización sea una norma permanente.