28 de septiembre de 2019 00:00

Respuesta a un ex maestro

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 19
Amílcar Tapia Tamayo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una de las primeras cosas que aprendí de Carlos Freile Granizo, mi ex maestro de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, PUCE, fue ser honesto en mis actos de vida y más aún en el manejo de la Historia como ciencia, la cual debe ser honrada con la verdad, basado siempre en documentos y fuentes confiables que acrediten mis conclusiones.

En el tema del origen de la Universidad de San Gregorio, hecho acaecido el 5 de septiembre de 1620, en virtud de una cédula real de Felipe III, que dio origen a un artículo publicado en El Comercio el domingo 22 de septiembre, debo señalar que esta disposición reposa en un manuscrito que se halla en el archivo histórico de la Universidad Central del Ecuador, en el llamado “Libro de Oro” y que ha sido certificado por el P. Francisco Piñas, de la Compañía de Jesús.

Luego de la expulsión de los jesuitas en 1767, efectivamente fue abandonada por esta orden religiosa, pero la universidad no cerró definitivamente sus puertas, tal como lo acreditan los informes que reposan en el citado archivo, puesto que si bien no había clases ni tampoco vida académica, sirvió para que más tarde, por disposición de Carlos II se fusionara con la Universidad de los dominicos, creándose la Real y Pública Universidad de Santo Tomás de Aquino, cuya acta original reposa también en la Universidad Central, hallándose a disposición de los investigadores acuciosos que deseen consultarla.

Más tarde, esta universidad fue visitada por Antonio José de Sucre, luego de la batalla de Pichincha y fue él quien informó a Bolívar sobre su estado y condición. Luego, el Libertador, según Ley del Congreso de Colombia del 18 de marzo de 1826, dispone la creación de las Universidades Centrales de Quito, Bogotá y Caracas. Para el caso de Quito se llamó Universidad Central de Quito.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (3)