Acusan de abuso sexual a policía que invitaba a un m…
Lasso seguirá de cerca los proyectos estratégicos
Oferta de vuelos domésticos tiene mayor competencia
“Debemos ser más empáticas y solidarias frente a la …
Colombia pedirá carné de vacunación para ingresar al país
Bolsa con 31 kilos de cocaína fue hallada flotando en el mar
Guarderas criticó a Jorge Yunda durante la sesión solemne
Lasso aumentará apoyo para el financiamiento del Metro

Héroes 30-S

En ese fatídico 30-S aparecieron varios reales héroes, que debemos recordar siempre. Latorre, amigo desde guaguas. Fue el único que jamás dejó al Presidente. Cuando todos huían como cohetes en fiesta de pueblo, él estuvo allí para ser un apoyo literal a este señor tan tozudo. Esto es lealtad a toda prueba de un amigo de verdad.
Karina Gutiérrez. Esta señorita, cuyo padre había sido tan vejado por el Presidente, cumplió su labor como leal militar, sin reparar en quién era, ni el mal causado a su familia. Solo sabía que “era” el Presidente y había que hacer lo que había que hacer.
Froilán Jiménez por supuesto. Este gendarme llegó a dar, literalmente, la vida por su Presidente. Muerto por una cobarde bala asesina anónima cumplió más allá del deber. Sus hijos son hijos de un verdadero héroe.
Y la llave. Sí. La llave del candado del Hospital de la Policía. En manos de un Director valiente, que a pesar de creer (aunque no era así) que el Presidente estaba bajo fuego, abrió la puerta hacia la sanidad y el refugio. Ellos fueron salvadores, aunque en Carondelet crean que solo son buenos actores, tanto el ex Director como su hijita.
Como toda lista, esta es personal, incompleta y perfectible. Pero a pesar de todo lo que diga la prensa gubernamental, así se forjan los héroes.

Suplementos digitales