Defendiendo la maglia
El comercio decae por la alta inseguridad en Esmeraldas
Destitución de Llori enfrenta otra traba y oposición…
Dos productos frenan el TLC con México
Los planes de contingencia en mercados de Quito se a…
La justicia en Ecuador enfrenta cinco problemas complejos
Salud destina USD 20 millones para dotar de medicina…
Karla Kanora explora con la cumbia y la marimba

¡Gracias bomberos!

Ustedes llegaron a nuestra casa el 1 de diciembre como ángeles provenientes del cielo frente al voraz incendio que consumió una mejora para herramientas y leña existente muy cercana a nuestra casa habitación.

Los vecinos vieron el fuego y llamaron al 911. Solemos decir que siempre los incendios y catástrofes les ocurren a otros, el 01/12 nos ocurrió a nosotros. Pero llegaron los bomberos con sus potentes carros, gruesas mangueras y personal con gran profesionalismo y manejo de la peligrosa situación. Dieron cuenta de las feroces llamas en cuestión de minutos, y no se retiraron hasta asegurarse de que todo estaba controlado. Nuestros vecinos también ayudaron muchísimo y les estoy muy agradecida. Después de la extinción total y cuando el personal uniformado se despidió para retirarse quise darles una bonificación en dinero a cada uno, cosa que tajantemente no aceptaron indicando que ellos estaban para servir a la comunidad. ¡Y vaya cómo nos sirvieron!

Si todos los funcionarios públicos tuvieran la moral y deseos de servicio de los bomberos de Quito, otro sería este país. Pero, en fin, ahí están ellos. Muchas gracias a la Estación de Bomberos# 2 “Ángel Jarrín”, Tercer Pelotón, al mando del teniente Fernando Manguía y a las unidades Bravo 2, Tango 2, Tango 11 y Polivalente 11.