23 de julio de 2018 00:00

La gloria vino de África

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 15
Hugo Rea Melo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Al ser humano le cuesta trascender más allá de la gloria, la fama o el honor, y resignarse a habitar en el sosegado aislamiento que le ofrece el anonimato; admiración universal a quienes descubrieron el virtuosismo físico y técnico para jugar al fútbol, de un Mbappe, Umtiti o un Pogba, brillo que les permitió incorporarse a esa legión de eximios representantes del balompié galo, y cual si fueran soldados al mando del feroz Vercingetorix se les asigno una misión lejos de su irreductible Galia, conquistar Rusia 2018; los designios de la ironía han querido, que en campos de la vida donde no rueda un balón de fútbol, salten al gramado del colosal escenario europeo, oleadas de otros héroes, de la misma latitud y estirpe eso sí, de mirada lastimera y sin aurea de campeones, a jugar el partido más difícil de toda su existencia, con estadio repleto de espectadores contrarios vitoreando ¡que se vayan! ¡Que se vayan! y un árbitro xenófobo mostrando tarjetas rojas copiosamente; si ganan este crucial encuentro, el triunfo será su aceptación y la gloria su integración; solidaridad en la miseria con el migrante que arriba, y tolerancia con el que habita ya tierras prosperas del Sena, pueden otorgarnos la más grande de las copas mundiales... la satisfacción interior. Aprendamos del labriego que al sembrar un árbol, no espera dé sus frutos, solo quiere de este, la sombra y el susurro de sus hojas.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (1)