28 de junio de 2019 00:00

La formación deficiente

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 29
José M. Jalil Haas

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La formación de una persona tiene sus raíces en las familias. Es allí donde se estructura una armazón fundamental, que no es inamovible, pero que sí genera una estructura de base.

Esta formación se ve complementada con la educación: primaria, secundaria y universitaria.

Hemos visto casos lamentables de profesionales con formaciones deficientes: humanísticas y profesionales, economistas llenos de ego desmesurado, ingenieros con temores de defender sus trabajos profesionales, abogados con especialización en interpretaciones carentes de lógica, médicos con casos cuestionables, etc. Fallas familiares y académicas.

El caso más emblemático se presenta con una evidencia de una formación que no ha dado ningún resultado profesional: un sacerdote que no tiene ni la menor pizca de humildad, característica elemental en una formación eclesiástica, y, adicionalmente, acusado de falsificar documentos o información para acceder a una candidatura: si esto es cierto, estamos ante el caso de un farsante y un mentiroso contumaz.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (6)