Corte Electoral pide investigar a Jair Bolsonaro por…
Hallan variante de coronavirus propia de Uruguay pre…
Queja contra asambleísta Rosa Cerda fue calificada p…
Neisi Dajomes removió estereotipos sobre lo que pued…
Variante Delta se propaga en el sur de EE.UU. y líde…
Sector turístico de Chile pide al Gobierno que permi…
TCE pedirá al Concejo de Quito fechas sobre el cumpl…
España representa la mayor parte de los casos import…

Segunda fe de erratas

En la Constitución de la República del Ecuador, publicada en el Registro Oficial N°449 del 20 de octubre del 2008, se han deslizado varios errores lingüísticos: “las ciudadanas y los ciudadanos”, “las ecuatorianas y los ecuatorianos”, “las servidoras o los servidores públicos”, “la jueza o el juez”, “las niñas o los niños”, “la Presidenta o Presidente”, “candidatas o candidatos”, “vicepresidentas o vicepresidentes”, “las asambleístas y los asambleístas”, “las ministras o ministros de Estado”, entre otros.

Según la Real Academia Española, este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico. En los sustantivos que designan seres animados existe la posibilidad del uso genérico del masculino para designar la clase; es decir, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: “los ciudadanos”, “los ecuatorianos”, etc.

El desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas. Por tanto, deben evitarse estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia, y complican innecesariamente la redacción y lectura de los textos.

En tal virtud, la Asamblea Nacional debe corregir los errores idiomáticos que constan en la Carta Magna y remitirlos al Registro Oficial para que se los publique como fe de erratas.