4 de septiembre de 2018 00:00

Para la Casa de la Cultura

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 10
Eduardo Almeida Reyes

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El jueves se rindió un homenaje a la artista Paulina Tamayo por su trayectoria de 47 años en la música ecuatoriana. El lugar escogido, el Teatro Nacional, con entrada sin costo. Los presentes recibimos con un sonado aplauso el ingreso de la homenajeada y más aún vibramos de emoción al escuchar sus melodías. En la parte formal, es digno de destacar el Acuerdo de Reconocimiento de parte del Ministerio de Cultura, entregado por una funcionaria del ente público; otro de la Asamblea Nacional, entregado a la artista por el presentador del espectáculo; y salvó el acto, el acuerdo de la Vicealcaldía de Quito, entregado por el Vicealcalde. Me pregunto si el Ministerio y la Asamblea no tienen un protocolo para estos casos? ¿Acaso los creadores artísticos no se merecen un trato personalizado a la hora de reconocer sus méritos?

La variedad de presentaciones, bailes tradicionales, dúos, tríos, comparsas, tuvieron que hacerlo en un escenario lleno de cajas de altavoces con cables a la vista, que eran revisados y ajustados todo el tiempo por el sonidista que se movía como ratón en alacena; los fotógrafos subieron al escenario y perseguían con la columna inclinada, los movimientos de la artista. Para remate, ventas ambulantes en manos de adolescentes y niños que se cruzaban por entre las butacas. Señores de la Casa de la Cultura, después de esta experiencia, no me queda sino pedirles que los actos artísticos sean eso, presentados con calidad, cuidando los detalles y con un equipamiento de sonido que incorpore la tecnología actual.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)