China asegura que no experimentó un repunte de covid…
Fuerte lluvia causó cortes de energía en zonas del n…
Jornada de protestas antigubernamentales deja otro f…
Fiscalía de Perú investiga muerte de manifestante co…
Tres hombres armados asaltan un bus en Guayaquil
Restricciones por el Pico y placa para el lunes 30 de enero
Opositores a López Obrador insisten en exigir su ren…
Golpean a turista que subió al Castillo de Chichén I…

Esclavas sexuales

Isis, Isil, EI, Daes, Da-ish, como quiera llamarlo, no oculta la esencia islamista del grupo. El mismo “daesh” o “da-ish” encierra inherentemente el concepto de Islam. Es decir, un grupo de varias decenas o cientos de miles de personas unidas por una creencia religiosa y el objetivo de establecer un territorio gobernado por una teocracia absolutista. Esto es, establecer una sociedad cuyo gobierno se rige a una interpretación de los textos religiosos del islam. Porque lo siniestro de los textos religiosos es que se interpretan. Cualquiera, con el suficiente poder de coerción y leyendo a conveniencia partes de la Biblia o Corán, puede ejercer su autoridad sobre otros. La ONU y testigos presenciales han acusado a Isis de secuestro y violación de miles de mujeres y niñas hasta de 12 años de edad. Los teólogos de Isis han normado el uso de esclavas sexuales mediante una serie de mandatos que “legalizan” y regulan esta práctica. El verso 33:50 del Corán menciona la posibilidad legal de mujeres cautivas de guerra. Para no ir más lejos, en la Biblia: Carta a Tito 2:9-10 y Levítico 19:20. Afortunadamente, la mayoría de la población mundial usa hoy la razón y sus propios estándares morales para diferenciar lo que está mal y bien en sus textos religiosos. El problema es que no somos todos.