23 de noviembre de 2020 00:00

Ecuatorianos, tenemos roto el “mosco”

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 41
Eduardo Ávila Falconí

El “mosco” es un dispositivo ubicado en el centro del vehículo que regula su desplazamiento coordinado que, comparando con la especie humana, debe estar ubicado en el cerebro, cerca de alguna glándula y su andar sea esbelto y sin movimientos involuntarios y anacrónicos. Para algunos vehículos el “mosco” está roto y para los ecuatorianos atrofiado o es congénito o no tienen. Esta analogía es una realidad, no percibimos el entorno general, inconscientes, incoherentes, indisciplinados y ahora con la pandemia apáticos, tristes, entontecidos y abrumados con el desfile de “vedetes” que próximamente desfilaran por la “pasarela” frente a grupitos de entrevistadores de mala calidad. Personalmente he tratado de reparar o mejorar mi “mosco”, volví a releer a Carreño, estrategias de tiempos oscuros, reflexiones y por eso propongo recurrir a todas las argucias, a Maquiavelo, habilidades o como quieran llamar, para que este pueblo diversificado haga conciencia en especial los que tienen alguna parcela de poder político o económico que desorienta la visión panorámica y se abra un gran debate y dialogo nacional, es vital y prioritario, sin ellos no puede haber elecciones. Esta seudo democracia que nadie respeta ingresó a terapia intensiva. El debate o interacción debe ser manejado solo por profesionales, técnicos, especialistas, expertos y, por Dios, que vayan con información y estadísticas reales y confiables. Los vendedores de humo o los cuenteros de Muisne tienen que eliminarse como en el fútbol y quedarán los mejores en medio de esta mediocridad palpable. Yo sugiero la participación de la Curia Metropolitana porque influye mucho en la conciencia del pueblo religioso, alguien del INEC, IAEN (¿?), Flacso, Comunidad de PHDs, un sindicalista, un joven de las universidades, un militar, no un general, un “agachadito” culto y quién sabe sea ex becario y científico. Prohibido la participación de los eternos gurús de la economía. La moderación del programa, un personaje que inspire respeto, conocimiento, independencia y altamente calificado. Deberá frenar la posibilidad de demagogias baratas y exhibicionismos, los temas planteados absolutamente todos tienen que tener un contenido de información contrastada, temas técnicos, reales, proyecciones estadísticas y matemáticas justificadas.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (19)
No (3)