8 de July de 2012 00:02

Delirio de un hijo presidente

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Todos tenemos el derecho a considerar que nuestro hijo podría alguna vez ser elegido Presidente de la República. Si la persona que piensa eso es precisamente el Presidente en ejercicio de una República, el asunto resulta quizás más delicado. Pero si aquel que piensa que su hijo pequeño, de unos 8 años de edad, debe ser el futuro Presidente de la República, y lo dice a todo el mundo y hace marchar a su querubín en cualquier desfile militar con pistola verdadera al cinto, entonces no cabe sino pensar que ese sujeto, Presidente de algún país, está loco de remate o es un dictador corrupto de la peor clase. Ese sujeto es, ni más ni menos, que Lukashenko, el delirante dictador a quien nuestro Presidente y su Canciller rinden honores de alto rango en su visita al Ecuador. El delirio y la locura
se convierten entonces en algo inquietante para todos los ecuatorianos, porque seguramente Miguelito ya debe estar en la mira de su padre para ser, algún día, presidente de esta Bielorrusia tropical. Y Miguelito tiene todo el derecho de serlo, pero quien no tiene ningún derecho a delirar así es un Presidente en ejercicio, de una República democrática como se supone que es la nuestra. Hay amistades inquietantes para cualquier demócrata verdadero y la amistad de Lukashenko es tan sospechosa como la del dictador de Siria, la del presidente de Irán y la de los hermanitos Castro en Cuba.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)