Cynthia Viteri buscará la reelección como alcaldesa …
Repique de campanas en 14 iglesias de Quito por la B…
La pandemia y su relación con el reaparecimiento de …
Borrador de comisión recomienda la destitución de Gu…
El TLC con México está en la recta final; leche y ca…
El discurso conciliador de Lasso y Llori tuvo poco e…
Jorge Glas fue recluido en la Cárcel 4 en dos ocasiones
Autor de tiroteo en Texas disparó a su abuela antes …

Cartas al director / 21 de diciembre del 2021

Pensamiento Eugenista

El Art. 436 de la Constitución no atribuye a la Corte Constitucional reformar leyes; tiene como principal función cuidar que se respete nuestra Constitución. Para resolver un tema tan delicado como es la reforma a los artículos 149 y 150 del COIP, es necesario contar con criterio científico.

Ciertos grupos privados minoritarios pro-aborto, han presentado un proyecto de ley, respaldada por la Defensoría del Pueblo ante la Asamblea Nacional. La interrupción del embarazo se convierte en otra forma de violencia de los niños por nacer; niegan su naturaleza aún en una incipiente etapa, dejándolos en una indefensión absoluta.

Toda acción trae consecuencias y este será el principio de una serie de reformas hasta provocar un aborto de forma voluntaria, lo que conllevará a las mujeres someterse a una manipulación genética y artificial, con el fin de evitar una descendencia con problemas, como es el Síndrome de Down, o cualquier otra dolencia.

Los señores asambleístas han procedido a votar de manera inconsciente e irresponsable en contra de la vida, los cantos y ridiculeces de ciertos funcionarios públicos dejan al descubierto que nada les importa.

Francia Lasso Aldeán

¿Comisión o decisión?

Se anunció recientemente la creación por parte del Primer Mandatario, de una comisión conformada por distinguidos representantes de la sociedad civil con el fin de, a través del diálogo, elaborar una estrategia de pacificación y seguridad en las cárceles del país; esta iniciativa si bien demuestra el talante democrático del presidente Lasso, en este momento no es lo que necesita el país.

Hagamos de cuenta que Ecuador es una enorme montaña con sendos bosques, uno de esos bosques en este momento se está quemando: ¿qué es lo lógico: apagar el incendio o tomar medidas preventivas?

Evidentemente primero se debe apagar el incendio y posteriormente establecer el origen del mismo y tomar las medidas necesarias para que dicho incendio no vuelva a repetirse. Es por eso que con vehemencia sostengo que el Presidente primero debe controlar la situación carcelaria y posteriormente pedir la ayuda de notables miembros de nuestra sociedad para delinear estrategias que nos ayuden a prevenir la repetición de estos hechos a futuro.

El Presidente quiere enfrentar esta situación de amenaza franca a la seguridad nacional con políticas de corte social, cuando en la práctica estas amenazas deben enfrentarse con políticas de combate; la solución es clara pero los políticos no han querido verla: hay que apagar este incendio y para hacerlo, hay que declararles la guerra frontal a los grupos delincuenciales dentro y fuera de las cárceles del país y hay que dar la orden clara y perentoria a las Fuerzas Armadas, de dar de baja a los cabecillas de los distintos grupos de delincuentes del Ecuador.

Debemos endurecer las penas contra delitos como el lavado de activos y dotar de armas largas a los guías penitenciarios, solo así va a apagarse el incendio y ya después de eso, habrá tiempo de sentarse para delinear ejes preventivos que impidan que este fuego vuelva a prenderse.  

Luis Bonilla.

La sociedad “Luis Braile”

En 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 3 de diciembre como el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, con el propósito de promover los derechos y bienestar de las personas con discapacidad en todos los ámbitos de la sociedad, así como concientizar sobre su situación en todos los aspectos de la vida.

Coincidencialmente, el 3 de diciembre de 1960, en Ecuador se fundó la sociedad Luis Braile, que agrupa a las personas con discapacidad visual. Actualmente, son 40 las personas que pertenecen a esta asociación y en este año, se desarrollaron una serie de actividades para festejar tan importante fecha. Se invitó a personas con discapacidad visual de Ambato, Riobamba y Manta, para asistir a una serie de eventos, sesión solemne, campeonato de ajedrez, cuarenta y actuación artística, realizados con la colaboración del Municipio de Quito y el Hotel 6 de diciembre.

En Ecuador, el Conadis ratificó su trabajo para asegurar la plena vigencia y el ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad visual; sin embargo, esta resolución no se cumple, puesno cubre sus necesidades, no pueden acceder a un trabajo digno, ni a beneficios de salud ni educación.
Por este motivo, se hace prioritario atender a este sector de la población que hoy más que nunca necesita el apoyo por parte del Gobierno del Encuentro.  

Inés Alicia Proaño

A mis amigos, los jubilados

Quiero hacer un homenaje a aquellos ciudadanos patriotas que han dejado casi toda una vida por servir a la patria. Aquellos que han visto pasar los más grandes acontecimientos, aquellos que junto a su familia han vivido momentos triste y alegres, y que la única satisfacción es haber dejado una huella en ese largo o corto trajinar por la vida, me refiero a los amigos y compañeros jubilados.

Sin embargo de representar toda una experiencia y sabiduría han sido los más estropeados, los más olvidados, los que han servido para algunos políticos el eslogan de campaña; recuerdo con rabia, cuando nos decían mis viejitos, mis adorados, y otros halagadoras palabras, precisamente en eso queda, palabras.

Nos ofrecieron cumplir con algunas peticiones, tal el caso del bono por jubilación, hasta ahora nada. Aquí cae bien aquella frase: “Yo te ofrezco y busca quien te dé”. Sin embargo, se despilfarra el dinero en cosas sin sentido.

Presidente cumpla con este sector, considerado el sector más desprotegido, aquel que vive con una miserable pensión, que no sirve para comprar un pan en la tienda de la esquina para servirse en Navidad. Qué pena realmente da cuando recordamos aquellos pasajes de nuestra vida en los distintos trabajos, entregándonos con una honestidad para poder llevar honestamente el pan a nuestros hogares. A ellos mi homenaje más sentido lleno de cariño y admiración. Felicidades.  

Romel Merchán Herrera

No es una deuda

La conducta mañosa, interesada y audaz de interpretar la sentencia dictada en el caso Odebrecht es reprochable. La sanción contiene dos decisiones, de orden personal y de orden real; de mandato personal es la prisión y de precepto real es la obligación de indemnizar.

Efectivamente no hay prisión por deudas como lo prescribe el artículo 66, numeral 29, letra c) de la Constitución, pero lo que se debe tener bien claro es que la obligación de indemnizar no es una deuda sino una disposición de carácter real que forma parte integrante e indivisible de la sentencia.

El Estado no les prestó a los sentenciados ningún dinero, pues con su accionar delictivo robaron al país y se beneficiaron indebidamente de valores.

Por lo tanto, argumentar que no pueden seguir privados de libertad por deuda es una falacia. La pena impuesta (prisión con la obligación de indemnizar) es consecuencia jurídica del delito cometido. El Diccionario Jurídico Elemental de Guillermo Cabanellas de Torres dice que deudor “…se refiere al obligado a una prestación como consecuencia ‘De un vínculo contractual’”. ¿Acaso el Estado contractualmente les concedió a los sentenciados un crédito y adquirieron la calidad de deudores? Evidentemente que no.

Guillermo Pérez Castro

Navidad 4.0

Tras un 2020 caótico a causa del covid-19, se nos presenta otro escenario similar por culpa de su variante Omicrón. Otra vez distancia, precaución, antígenos, mascarillas, gel, limitación de aforos… Y debemos de estar agradecidos de poder celebrarlo, aunque no sea tan juntos como quisiéramos, aunque sea en la distancia y a través de pantallas.

Porque muchos no resistieron al 2020. Porque muchos se fueron. Porque muchos se quedaron solos.

Pero doy gracias. Gracias a la tecnología que nos permite seguir compartiendo momentos, aunque sea en la distancia. Así que agradecida de poder, aunque sea a través de una pantalla, ver la sonrisa de los míos un año más.  ¡Feliz Navidad 4.0!.

Helena Calva