Policía desplegó agentes mujeres en la Comandancia p…
Lula y Bolsonaro disputan el voto de Sao Paulo en ví…
Dos vehículos arden en Guayaquil tras atentados con …
Delfín Quishpe tiene sentencia ratificada por tráfic…
Fanáticos de Julio Jaramillo hacen romería en su tum…
La economía aún siente el efecto del paro nacional d…
Tome vías alternas por los trabajos viales que se re…
Avanzan trabajos en Palugillo; el agua potable volve…

Colombia

Colombia vive tres hechos que marcarán su destino durante una o dos décadas más. El primero tiene que ver con un paro -de muchos que vendrán- contra los tratados de libre comercio donde campesinos cuestionan la razón de ser de esos acuerdos que llevan a la destrucción de la agricultura colombiana a cambio de priorizar el consumo de productos extranjeros y modificados genéticamente.

El segundo es el diálogo con las FARC, proceso que la derecha uribista-militarista se opone y quiere boicotear, proceso avanzado pero amenazado además por la incapacidad del Gobierno de realizar cambios.

El tercero tiene que ver con la destitución del Alcalde de Bogotá por irse contra las anteriores políticas neoliberales de privatización y desregularización.

Tres hechos que marcan en Colombia la necesidad de pensar un nuevo modelo por el agotamiento de la receta neoliberal.