5 de marzo de 2020 00:00

Ciudad perdida

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 6
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 36
Guillermo Sánchez Rivera

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La ciudad a la que me referiré parece que ha sido bombardeada salvajemente, sus calles lucen agujereadas y los vehículos que las circulan zigzaguean velozmente por charcos de aguas oscuras. Junto a estas calles se han instalado miles de inmigrantes que se han dado las maneras para vender un sinfín de chucherías; pero los puestos de sus ventas obstaculizan las veredas e impiden la circulación de los caminantes. Algunos de estos vendedores, los que no tienen puestos fijos, se aglomeran en las intersecciones de calles más transitadas, donde junto con otros inmigrantes locales obstaculizan el tránsito exponiéndose a ser atropellados.

Por las avenidas transitan buses a toda velocidad, con un hombre colgado desde la puerta que vocifera el sitio de destino. Estos buses son anticuados y despiden humaredas negras que contaminan todo a su paso. Los pasajeros, dentro, van apretujados y sucumben a los vaivenes de bruscos movimientos, atentos a no ser bolsiqueados o manoseados.

Los conductores de vehículos más pequeños también van siempre apurados, y a menudo están a punto de atropellar a los peatones, cuando no se están insultando entre ellos.

Mientras uno camina por las aceras desiguales de esta urbe, debe ir sorteando el excremento de animales domésticos, pero sobre todo debe estar muy atento a no ser asaltado en cualquier esquina. Se recomienda jamás salir por las noches.

Los habitantes locales están resignados, y miran indiferentes en lo que se ha convertido su ciudad, que no es una ciudad perdida cualquiera, está en el ombligo del mundo.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (21)
No (4)