Ciudad abandonada

Salgo mucho fuera de la ciudad pues encuentro que si algo maravilloso tenemos es ese campo rodeado de montañas y vegetación.

Me gusta mucho vivir en Quito pero en los últimos tiempos siento que es una ciudad abandonada. Sus parques mal tenidos, sus veredas llenas de basura y en conjunto, poco agradable. Siempre hemos tenido alcaldes que se han preocupado de la ciudad pero actualmente parece que careciéramos de uno.

Supongo que tendrá muchas otras ocupaciones. Me ha llamado la atención que después de las elecciones ni el Presidente ni el Alcalde hayan emitido ninguna felicitación al nuevo mandatario cuando muchos otros jefes de otros países lo han hecho, les guste o no la nueva elección. Eso es algo que me apena pues demuestra el poco interés que tienen estos dos personajes en la estabilidad y los acontecimientos del país.