Alfredo Borrero pide reformas a la OMS para enfrenta…
La Toquilla mezcla los pasillos con toquecitos de rock
Director de cárcel de El Inca con medidas alternativ…
Segunda postulación universitaria concluye este 22 de mayo
Ecuador activa alerta epidemiológica por viruela del mono
Detenido el líder universitario boliviano que lleva …
Seis detenidos en Pekín por falsificar pruebas PCR
En Chillogallo se fraguó la independencia

El muro de las lamentaciones para esconder nuestras cuitas no alcanzaría para Quito

Funcionarios cuestionados, pero “distinguidos”, “condecorados” con hermosos grilletes-presea. Concejales invisibles cuando les interesa no cumplir con sus deberes cívicos. ¿A dónde hemos llegado? Si aprendimos que nuestra ciudad era bizarra, cuna de libertades, gente sencilla pero honrada, sensible y buena: ¿estamos, acaso, regidos por los muertos vivientes y los ‘showmen’?

No protestamos ante tanta indignidad, no disentimos con el statu quo vigente.
¿Es que nuestra sangre bravía se ha convertido en horchata? ¿Es que lo único que importa es el lucro, vanidad y egoísmo?

Ya no enarbolamos banderas de resistencia y solo estamos cómodos con nuestros celulares, TVs, ‘telemarketing’ y shows virtuales, dejando de lado ética, honestidad, libertad, respeto, dignidad, elementos necesarios para vivir una vida mejor.

¡Despertemos! Merecemos lo mejor, elijamos buenas autoridades, exijamos resultados, observemos y critiquemos su gestión.