6 de enero de 2019 00:00

La politiquería inmersa en el grupo de  taxistas

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 8
Contento 41
Marco Antonio Argüello Ruiz

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

No estamos hablando de los taxistas y los transportistas en el sentido laboral, es un trabajo decente y como tal merece nuestro cordial respeto. Pero es un servicio privado y no público y por lo tanto no deben pedir subsidios al gobierno, porque entonces todas las empresas privadas tendrían derecho a subsidios; los taxistas no son controlados por ninguna autoridad que les cobre sus impuestos, excepto por la comisión de tránsito que le exige su carnet para manejar y que cumplan las reglas para no producir accidentes, que muchas veces convencen a las autoridades el incumplimiento de estas reglas! No usan s el taxímetro, por lo menos los del Guayas y de otras provincias; no facturan y el SRI no puede controlarle, como lo hace con otros micros empresarios privados que tienen la obligación de facturar!

Para mejor entender porqué los taxistas no merecen subsidio del gobierno, analicemos con un ejemplo entre dos micro emprendedores: el micro empresario que se dedica a la computación de sistemas y el taxista. El primero tiene que arrendar oficinas, contratar ayudantes de sistemas: Ingeniero de sistemas, vendedor, cajera,(sueldos, IESS, SRI, etc.), más gastos inherentes al comercio y sobre todo facturar, requiriendo una inversión por lo menos de USD 20.000 con impuestos para comprar sus equipos. El crecimiento económico y el empleo de un país dependen de sus eficientes empresas y por tanto, en última instancia, de los emprendedores que las crean. Ellos son básicos para la economía y el bienestar de un país, ya que no sólo generan trabajo y riqueza, sino que con su iniciativa y esfuerzo satisfacen de forma cada vez mejor las necesidades crecientes de una sociedad desarrollada. El taxista requiere la misma inversión libre de impuestos, pero no incurre en gastos como el anterior, porque es una sola persona, que no crea empleos directos y pocos indirectos; el taxismo que recorre las calles en busca de usuarios, es un dilapidador de los recursos energéticos, que debería usar parqueaderos estratégicos para no desperdiciar gasolina y así aminorar los gastos que disminuyen sus ganancias; recibir cursos de atención cordial a sus usuarios y darles más servicio eficiente y de calidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (26)
No (1)