Funcionarios agredidos e irrespeto al toque de queda…
En Ecuador se registran 2 518 nuevos casos de covid-…
Ecuador solicitará visa a cinco países tras análisis…
Colombia anuncia la apertura de Rumichaca desde el l…
Miles de personas marchan en Londres en solidaridad …
Policía detiene a sospechoso del asesinato de ciudad…
Abogado de periódico El Nacional califica el embargo…
Abren los colegios electorales en históricos comicio…

Con la esperanza de que a todos los ecuatorianos nos vacunen

Un año y más de aquel fatídico 14 de marzo del 2020 en que en el Ecuador se declaró el confinamiento por el virus del covid-19, Guayaquil fue la primera ciudad azotada por este mal, después Quito y otras ciudades, nos vemos a la cara y nos damos cuenta que hemos envejecido como unos diez años, y ahora lo que nos preocupa no solo es el contagio sino el cansancio mental junto a una ansiedad generalizada que ya se percibe en la población.

El miedo y la incertidumbre son los que mandan. Nos hace falta el afecto, los besos, los abrazos, la sonrisa de oreja a oreja, nuestra vida de antes que desapareció bruscamente y que hoy es solo un espejismo del pasado. Sin embargo hay una luz esperanzadora la ansiada vacuna. Según asegura Daniel López Acuña, exdirector de Acción Sanitaria de la OMS “No existe convivencia posible y armónica con el virus”. “Es una guerra activa el covid-19, piensa en referencia al pico de contagio que se ha registrado tras el periodo festival, los puentes, el Black Friday o la Navidad.

La única forma de convivir con él es haciendo uso de la mascarilla, respetando la distancia de seguridad adecuada, limitando la movilidad y reduciendo reuniones”. Lo que quiere decir es que no debemos bajar la guardia, aún cuando sintamos la necesidad de reunirnos con nuestra familia y amigos. Lo cierto es que este virus ya se quedó a vivir con nosotros y está mutando.

La vacuna será un paliativo de inmunización pero la salida o el fin de la pandemia no se sabe, sin embargo es una esperanza de vida pero nada volverá a ser como antes, hay que prepararnos para luchar y sobrevivir enfrentándose a lo que venga.