30 de noviembre de 2018 00:00

La hora de los sacrificados

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 14
Kléver Arregui Saltos

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Es hora de un análisis sereno y claro, en estas semanas de avalancha política, donde se notan los intereses de los “sacrificados”, que luchan y pelean por colocarse como comodines para alguna dignidad.

No les importa si un día proclaman y vociferan en defensa del humanismo y al otro día con los mismos impulsos defienden a capa y espada el capitalismo.

Mal hacen con destruir y atacar a la partidocracia, que en cierto modo, con sus altos y bajos, con sus actitudes cuestionables, representan y defienden una tendencia ideológica. Los destruyeron y crearon movimientos o partidos, similares a una fanesca política, donde se aglomeran ciudadanos sin clara definición ideológica, lo que traerá a la larga, consecuencias funestas.

Forman grupos, movimientos o se adhieren a partidos políticos con el solo afán de postularse a alguna dignidad de elección popular. Es criticable en los políticos que un día optaron y defendieron doctrinas ideológicas de derecha o de izquierda y en la actualidad buscan colocarse como candidatos en orillas ideológicas opuestas. No les interesa la doctrina política, conjugan sus intereses personales, creyéndose los únicos, los elegidos.

Otros quieren seguir en la misma “teta”, ya que parece ser sabrosa y prometedora, y juran sacrificarse por la causa. Otros se acomodan según el viento que les empuja, o a la orden simulada... ¡Loor a los sacrificados!

En la misma forma como se defiende una doctrina ideológica capitalista o socialista, concebidas en la generalidad como derecha e izquierda, ellos, los interesados deben fundar una corriente ideológica Idiosincrática… (suena bonito)…, en que su doctrina sea el personalismo, el individualismo y el sacrificio.

Luchemos y hagamos de la política un espacio de dignidad y respeto, de conciencia social, de racionalidad política, de honestidad ciudadana y democrática.

Debemos hacer una cadena de pensamiento social, y compartir criterios, afanes y esperanzas, multiplicar en esta forma la presencia ciudadana en el trajinar colectivo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (0)