8 de noviembre de 2018 00:00

Para erradicar la corrupción

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 82

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Carlomagno (siglo IX), en su afán de reconstruir el Imperio Romano, en el camino se encontró con un duro escollo, someter a los irreductibles sajones, pueblo semibárbaro que habitaba el noroeste de lo que hoy es Alemania, reacios a vivir gobernados bajo instituciones rescatadas de la antigua Roma y negándose a abrazar el credo católico.

El rey Carolingio tuvo que optar por un plan sui géneris para pacificar e incorporar a su reino aquel rebelde territorio; iglesias incendiadas y retorno al culto pagano, una vez que los custodios imperiales dejaban dichos confines, obligaron al monarca a realizar un sistemático traslado de sajones hacia Italia y viceversa, hasta que todo este incorregible pueblo interiorizara los conceptos jurídicos, políticos, sociales y religiosos que regirían su nuevo destino; quizá Lenin Moreno, no encontrando otra forma de hacerlo, debería emular a Carlo Magno, para erradicar la corrupción a través de un programa que contemple un intercambio inédito, entre políticos semibárbaros enviados de Ecuador, y gubernativos honestos traídos de Escandinavia, durante un tiempo, hasta que nuestros campos anegados por aquella devastadora plaga, florezcan con la semilla de la moralidad llevada desde aquella latitud, paradigma de honestidad institucional y gobernabilidad; curiosamente región desde donde otrora, hordas salvajes provenientes de esta tierra septentrional, y atraídas por el esplendor del Imperio, decidieron asolar Roma, casi dos milenios atrás.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (5)