Lenín Moreno hizo un recuento de su Gobierno a ocho …
Independientes y oposición dominarían la convención …
Instituto Geofísico alerta sobre posible caída de ce…
Personas quedan atrapadas en casas inundadas por río…
Guayaquil: 907 vehículos han sido retenidos desde el…
Exministro de Salud está aprehendido en la Unidad de…
El inicio del toque de queda se alerta en Ibarra con…
Una antigua sirena se activa cada noche para anuncia…

Coronado de espinas

Los grandes hombres, los de corazón muy noble, parecería que son elegidos para un día sufrir; y quienes a Jesús siguen, son los mejor elegidos. Sobre ellos en algún momento llueven calumnias, insultos, escupitajos, bofetadas; y hasta azotes. Acusados sin fundamento por hacer el bien, practicar la verdad y predicar el amor fraternal; y así a los más necesitados llegar. Hombres a los que el mismo Dios fortalece para soportar duras pruebas, y cargar pesadas cruces.

La ciudad de Riobamba se siente hoy muy indignada, pues han calumniado y levantado falsos testimonios, infundadas acusaciones a nuestro venerable pastor, Monseñor Julio Parrilla Díaz, quien termina su misión apostólica en la Diócesis; y conforme al Derecho Canónico se acoge a la jubilación.

Riobamba y la provincia de Chimborazo han sido muy afortunadas y bendecidas por haber tenido un obispo de lujo. Hombre de alta talla moral, ética y espiritual; sencillo como un niño, gran intelectual y escritor; muy sensible a las necesidades y sufrimientos de sus hermanos; carismático predicador del amor y la esperanza, sirviendo a todos por igual, especialmente a las familias en condiciones de pobreza. Presidente nacional y local de Caritas Ecuador.

A Riobamba y al país les duele mucho las calumnias que algún Judas ha levantado sobre él. Nos conmueve e indigna que, a contados días que Monseñor Julio deje la Sultana, sus calumniadores le hayan coronado de espinas. Él, que es varón de corazón noble, sepa perdonar -cual Jesús- , tan graves ofensas. Los riobambeños y chimboracenses hoy muy gratos y nostálgicos, porque nuestro Pastor nos deja y retorna a su amada España. Todos juntos y solidarios defendiendo su honor. A él erigimos un monumento en nuestros corazones; y aspiramos, ese monumento colocar al pié de nuestra catedral. ¡Llévenos en su corazón Monseñor!