La ola verde opera mejor en Guayaquil que en Quito
La clase media en Ecuador viene cayendo desde el 2018
La MLS, el nuevo mercado del futbolista ecuatoriano
Más remesas salen del Ecuador a México por ‘boom’ migratorio
Jefa sanitaria rusa urge vacunarse durante vacacione…
CAL califica solicitudes de juicio político contra P…
Lluvias y tormentas eléctricas se mantendrán hasta e…
Siniestro de tránsito dejó 13 heridos en Morona Santiago

El dictador Castro y Correa

No entiendo la admiración de Rafael Correa a Fidel Castro, hombre de quien se sabe pasó de ser guerrillero idealista a dictador represor, que cambió su discurso de democracia por el de comunismo aplastante, quien encarceló y fusiló a todo aquel que pensara diferente, que se volvió dueño y señor –casi Dios– de Cuba, creó los CDR (Comité de Defensa de la Revolución) para tener a la población paralizada por el miedo, que traspasó el poder a su hermano Raúl, como quien entrega un obsequio, además llevó una vida con comodidades contraponiéndose a la pobre realidad del resto de la población cubana.

A todos aquellos que defienden la dictadura de Fidel, ahora de Raúl Castro, que tienen inclusive palabras de elogios para este sistema caduco, y hasta llegan a decir que “en Cuba hay democracia”, les digo: Sean coherentes y vayan a vivir a Cuba para que palpen en carne propia la falta de servicios básicos, sin internet, racionamiento de alimentos, sin oportunidad de trabajo digno, con la nula esperanza de tener casa propia o una simple computadora.

Nunca olvido lo que me dijo un cubano que vive acá en Guayaquil: “Cuando uno sale de Cuba se da cuenta que hemos comido m…”.

Para los presidentes Rafael Correa, Nicolás Maduro y los demás dignatarios que hablaron en el funeral de Castro, y para el mismo Hugo Chávez que ya partió, una reflexión irrefutable: Si cada uno de ustedes hubiese nacido y vivido en Cuba, jamás, jamás habrían alcanzado la primera magistratura. Entonces ¿qué defienden?  

Suplementos digitales