Leonidas Iza pide ‘manifestaciones pacíficas’
Así se mantiene el futuro incierto de Guillermo Lass…
Educación detalla zonas de Quito para que planteles …
Indicios, veedores… Cómo se investiga la muert…
La política Lgbtiq+ depende de la obtención de datos…
‘El uso de lo indígena ha sido explotado en la…
Un ‘reality’ que experimenta con los humanos
¿Cómo están las vías en Quito? AMT detalla reporte d…

La cobardía atada a la época

Con el pasar de los años, algunas personas comienzan a perder el miedo, otras a agarrarlo tan fuerte que ya no logran soltarlo.

Espero que seas de las primeras, porque con el paso del tiempo deberíamos de querer vivir más, sin tener que limitarnos, sin hacer que nuestra mente piense tanto.

Tenemos alma, mente y espíritu, tres cosas de las que no nos percatamos.
No siempre tenemos agallas, a menudo perdemos la fuerza, y si me pongo a hablar del amor, ¿a qué no saldrías perdiendo?

Porque el ser humano ama con tanta intensidad, pero irónicamente decide no expresarlo. ¿Por qué? por miedo.

Claro… el miedo a decirle a alguien que lo amas, que la amas.

Estamos tan recargados de ese amor que implota, que nos terminamos asustando.

Nos guardamos las palabras, los sentimientos, nos guardamos a nosotros mismos, y terminamos por guardar al otro, a esconderlo, por miedo a sacarlo.