Tiroteo en el Metro de Nueva York deja un muerto
Joven murió por las heridas que sufrió durante corri…
Puntos activos para vacunarse en Quito este 22 de mayo
Gobierno exhortó a evitar discriminación por orienta…
Tres vías alternas ante el cierre de la Alóag-Santo Domingo
Alfredo Borrero pide reformas a la OMS para enfrenta…
La Toquilla mezcla los pasillos con toquecitos de rock
Director de cárcel de El Inca con medidas alternativ…

Cartas al Director / 9 de mayo de 2022

Situación Incómoda

A finales de abril me topé con una situación muy incómoda cuando intenté abrir una cuenta bancaria en la ciudad de Quito. En el banco me informaron que por ser “ciudadano” ruso no podía acceder al servicio. Sí, nací en Rusia. Mis padres estudiaron en Moscú hacia finales de la década de los 80. Yo nací poco antes de la caída de la Unión Soviética, en el año 91. Mi primera ciudadanía fue ecuatoriana; no fue hasta los 17 que saqué la colombiana gracias a mi padre. Mis documentos dicen que soy ecuatoriano nacido en Rusia. ¿Es eso un crimen? Lo que más me sorprendió fue la discriminación abierta por parte de la señorita que me atendió y la gerente de turno. Abiertamente y claramente me dijeron que por haber nacido en la Federación Rusa, yo un ciudadano ecuatoriano no podía acceder a algo tan básico como una cuenta de ahorros. Me lo repitieron varias veces, me lo dijeron a la cara sin una pizca de vergüenza. Había escuchado de casos de rusofobia en el mundo, pero la verdad no pensé vivirlo en carne propia. Los ciudadanos rusos o los que nacimos ahí no somos culpables de lo que pueda estar pasando. Gente común y corriente, ciudadanos de bien están siendo discriminados por políticas y miedos absurdos.  

Luis Alberto Cadavid Ortiz

Comisión de la verdad, ¿para qué?

¿De qué verdad podría tratar la hasta ahora inexistente comisión de la verdad? ¿Acaso ya no está dicha la verdad en las sentencias dictadas en los respectivos juicios penales? ¿Qué otra verdad puede surgir de la tan deseada comisión de la verdad? ¿Acaso quieren forjar, los comisionados, la “verdad verdadera” que ellos estimen conveniente? ¿Por qué propugnan tan vehementemente que se conforme esa comisión, que a no dudarlo desea echar abajo la única verdad que consta en las sentencias ejecutoriadas? ¿Si tanto conocen de “la verdad” por qué no la dicen sin necesidad de ninguna comisión? ¿Pretende la comisión constituirse en órgano superior de justicia para declarar a los sentenciados como “santos inocentes”? En definitiva, solamente el cinismo y todos sus sinónimos justificaría la creación de tal comisión de la verdad. Nota: Señora presidenta de la Asamblea, sírvase disponer que por Secretaría se de lectura a estas interrogantes para conocer qué responden los honorables con toda honorabilidad.

Guillermo Pérez de Castro

El teletrabajo está de moda

La pandemia ha sido un punto de inflexión en la vida de todos. Nos ha enseñado que no somos invencibles, que no vamos a vivir eternamente y que la vida es presente. Otra de las enseñanzas que nos ha dejado, en concreto el confinamiento, es que el teletrabajo es una modalidad laboral muy válida. Las empresas se han visto obligadas a permitir que, en la medida de lo posible, sus trabajadores trabajen desde casa. Por otro lado, los empleados se han enfrentado al reto de conciliar el trabajo con la vida personal. Se ha demostrado que el teletrabajo funciona, la productividad es mayor y las empresas gastan menos. La tecnología nos arrolla, adaptémonos a ella y exprimamos al máximo sus posibilidades. El teletrabajo no es sinónimo de comodidad, simplemente trata de buscar el bienestar de los empleados para que su rendimiento sea mayor. Las modalidades de trabajo están cambiando, cambiemos nosotros también. 

Theo García Otero