Cinco locales fueron clausurados en Guayaquil por in…
Alcaldesa Viteri dice que colaborará con la Policía …
6 419 nuevos casos positivos de covid-19 se registra…
Militares realizan operativos de control en calles d…
Lasso enviará proyecto de Ley sobre uso de la fuerza…
Armas y explosivos, para minería ilegal, fueron inca…
Sicarios ingresan a una fiesta y matan a una niña de…
Carlos Cabrera es el nuevo Comandante de la Policía

Cartas al director / 1 de diciembre del 2021

Ni usted es más, ni yo soy menos

Aissa Pazmiño Real

Mirémonos en silencio… alejando tabúes y complejos, ahora, dígame… ¿Qué tiene usted que no tenga yo?, ¿por qué se cree superior?, quizá usted tuvo la dicha de nacer en cuna de oro, tal vez la suerte le sonrió, y a mí… bueno, me tocó la batalla un poquito más dura, pero en general somos iguales, no se ha puesto a pensar que la gente presume lo que carece… que es mejor dejar que los demás vean en nosotros las virtudes y nos ayuden a superar nuestros defectos, todo en la vida se puede cambiar… menos la muerte.

Mi sangre es igual a la que le brota a usted de la herida, no sea antipático, porque lo único que logra es alejar a la gente buena… ¿Acaso no ha oído que uno atrae lo que proyecta?… sí destila prepotencia… causa rechazo, quienes lo aplauden son iguales a usted… otros prepotentes, si entrega humillación a los demás… no pregunte ¿por qué a mí? Cuando todo regrese, si es cruel y egoísta no espere que la gente sea amable y cortés… quizá puede mentir y ocultar la inseguridad que tienen, pero sabe la verdad…

Coma callado, si la vida le dio oro y está en capacidad de nadar en champaña… ¡Disfrute!, a nadie le interesa sus derroches… no nos perjudica, ni nos beneficia, simplemente use el cerebro y la empatía, para ser prudente.
¿Sabe cuántas madres lloran desesperadas porque no tienen pan, medicina, un techo para sus hijos?, ¿cuántos ecuatorianos han tenido que abandonar a sus familias para buscar una oportunidad? Sea agua para el sediento, alimento para el hambriento, luz para quién está en la oscuridad… no sea alcohol en la herida, recuerde ni usted es más, ni yo soy menos.  

Falta gente de combate…

Arturo B. Guevara G.

Cuando una joven llena de ilusiones ha estado en un centro de formación militar, aspirando a convertirse en oficial del ejército y estando cerca de graduarse comete una falta que no merecía la peor sanción como es el ser expulsado, se podría hablar de una injusticia, ya que en el caso de ser familiar de algún militar de alto rango se lo perdonaba la misma falta o la sanción no era tan severa como al joven que provenía de una clase media pobre.

Este suceso que pasó hace alrededor de unos 30 años atrás, en donde todavía no eran incluidas las mujeres en los centros de formación militar o policial, lo menciono porque si al haber solo hombres existía este ambiente privilegiado, ahora que se permitió el ingreso de mujeres estoy seguro que todo se flexibilizó y ahora hay cadetes “aniñadas “y “aniñados” que son buenos para correr, nadar, pero para el combate no sirven y estos más tarde llegarán a ocupar cargos de instructores y directores de las escuelas de formación sea para el personal de tropa o para oficiales.

Una prueba de aquello es que después de la guerra del Cenepa, muchos oficiales subalternos, o sea, los que tenían unos 5 años de servicio, regresaron asustados y decidieron salir a la vida civil. En esos momentos se dieron cuenta que se habían equivocado de profesión.

En el Ecuador, si se quiere tener gente de combate, se deberá cambiar la mentalidad de los instructores y directores para que sean imparciales, inteligentes y prácticos con lo que desean formar en sus escuelas o academias; se deberá reestructurar los programas, directrices, reglamentos y normas en las escuelas de formación de personal para militar o policía. 

Proliferación de niños

Fabiola Carrera Alemán

Estamos conscientes de que la pobreza, la desocupación y la mendicidad arrecian en nuestro hermoso país y esta “epidemia” se hace mucho más evidente en las grandes ciudades, sin que nadie haga nada por solucionarlo. Tal es el caso del asedio permanente que sufrimos por parte de los llamados limpiaparabrisas, limosneros, equilibristas, traga-fuegos, malabaristas, vendedores ambulantes o, simplemente, delincuentes disfrazados pero, lo más lamentable, es la proliferación de menores en avenidas, calles, plazas, negocios y locales de comidas a donde diariamente acuden decenas de niños y “gamines” que nos mantienen alertas y preocupados, tanto por la deplorable situación de ellos, como por la inseguridad nuestra.

A propósito nos preguntamos: ¿no habrá manera alguna de salvar a estos pequeños que, en algunos de los casos, están entrenándose para más tarde delinquir; mientras gobernantes y políticos están muy ocupados estudiando la forma de saquear al país, llenar sus bolsillos, enriquecerse ilícitamente y poner a buen recaudo sus mal habidas fortunas?

Ecuatorianos, ya basta de esta situación, sensibilicémonos ante tanta desgracia; es hora de que la pandemia del coronavirus haya removido conciencias y ablandado corazones. Seamos más justos, ecuánimes, honrados, generosos y patriotas. ¡Viva la Patria!  

Asamblea, ¿inservible o qué?

Carlos Puga Valencia

Para los investigadores científicos, en especial los que han topado el tema “cultura” que impacta en todos los sentidos a la sociedad ecuatoriana, a lo largo de la historia republicana nuestra cultura nos está matando, y está presente en todo lo que hacemos, pensamos y en todos los ámbitos… Si nos trasladamos a otros países en especial a los desarrollados, encontramos diferencias abismales, en ver como nuestra población actúa, piensa y resuelve sus problemas, que se diferencian con los niveles de desarrollo con tecnologías avanzadas y los que no tienen como la nuestra.

El impacto de la cultura en Ecuador y en toda América Latina es abismal. Esto se ha reflejado en cómo los gobiernos de nuestros países han dejado en la quiebra por la corrupción y malos manejos, y levantarnos requerirá de decenas de años para encausarnos al desarrollo. Y la Asamblea ecuatoriana actual, no se aleja de esta realidad; tenemos mediocridad de elementos, otros son corruptos, y lo que es más otros están metidos en la cabeza en eso de “inconstitucionalidad” que es el arma o escudo para oponerse y que a la postre no permite el progreso, quieren ver resultados en apenas 4 meses, cuando los resultados deben verse en 2, 3 años o tal vez décadas. China esperó 60 o más años para tener el nivel que hoy tiene. Muchos asambleístas actúan no por ver al país mejor, solo ansían alcanzar sus réditos políticos, aun cuando el país se hunda. Actúan con envidia de ver un plan sobrio que tiene objetivos y caminos ciertos que pueden beneficiar al país y su población.

Parece que muchos asambleístas no ven más allá de la zanja, y devuelven el Plan de Desarrollo Económico y Oportunidades de Guillermo Lasso, y por algo Santa Marianita dijo, que el país no sucumbirá por terremotos sino por los malos políticos. Es por esto que el país no progresa por la pugna entre pseudopolíticos que quieren llevar el agua a su molino, mientras el país clama por trabajo, y Estados Unidos ha progresado por su trabajo, disciplina, investigación y tecnologías creadas, sobre todo por su ideal y compromiso de su gente de todos los países del mundo, cuya cultura los lleva al horizonte y meta, de su empuje que nueve al mundo. Tiene el trabajo por horas y la gente le gusta esto y no se empecina en que tiene que jubilarse. En Ecuador hay mucha gente capaz que un buen número de asambleístas que con los actuales no llegamos a nada, mejor sería que Guillermo Lasso disuelva la Asamblea y gobierne como quiere el 75% de la población ecuatoriana.  

Navidad y compras

Andrea Pérez

El consumismo asociado a las fechas navideñas y la presión social que genera. Tener que comprar cada año presentes a personas queridas para demostrarles el afecto que les tienes, porqué, aparentemente, no lo podemos hacer en otra época del año.

El capitalismo que va de la mano de la Navidad, desprestigia la esencia de las mismas. Volvamos a disfrutar del amor familiar, dejémonos de materialismos por un momento, ya hay otras fechas para ello. Volvamos a reunirnos no para recibir, si no para dar, y para compensar estos casi dos años de distancia familiar.  

Suplementos digitales