13 de diciembre de 2018 00:00

Pozo declina su candidatura

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 12
Indiferente 5
Sorprendido 0
Contento 7
Fernando Esparza Dávalos

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Soy uno de esos quiteños de sangre, pasión y honor que ama a su ciudad por encima de cualquier ambición personal, no precisamente ahora, motivado por este hecho infausto para nuestra ciudad, porque haber perdido una persona de la talla de Mauricio Pozo Crespo a la alcaldía de Quito, es desconsolador e irreparable. Pero a la vez, estoy seguro que cuando el economista Pozo, aceptó poner su experiencia y contingencia al servicio de esta ciudad que lo vio nacer, es porque se sintió con el derecho de conciencia que tienen los grandes líderes, de dejar su aporte en la historia con notables éxitos, y no creo que sea político, ni gratuito cuando la corona española le otorgó un gran reconocimiento por su desempeño exitoso que tuvo frente al ministerio de economía, cosa que no fue resaltada por una información que premia las noticias bombas y no las de hondo contenido. Pero, conocer una persona no es situarse frente a una fotografía o darle la mano en un recorrido, conocer una persona es saber de su espíritu, ese que se traduce en el libro de Rodrigo Villacís Molina “Mauricio Pozo en tres dimensiones” donde resalta, brilla, perfuma el ambiente y hace vibrar el espíritu, la evidencia del diálogo con un líder, con un hombre preparado no solamente para ser Alcalde sino para la primera Magistratura del país. Con respecto a su participación a la alcaldía de Quito vemos que el economista Pozo, quiso concertar con los candidatos un compromiso a favor de la ciudad, pero no encontró eco, no encontró patriotismo, no encontró respuesta en la medida que su estilo lo demandaba y tuvo que dejar la arena, cuanto le debe haber dolido hacerlo, tanto más que nosotros quizás. En todo caso se ha perdido una batalla, pero no la guerra.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (4)