Tres muertos por sismo de 4.8 en Bali
Más personas acuden a los bancos de alimentos en Qui…
Arturo Espinosa: ‘No puedo trabajar porque me paso l…
Pablo Mora: ‘De todo hay cómo vivir si te lo ingenias’
Claves para ingresar al sistema de la ANT iban al me…
Bancadas modulan posturas frente a proyecto económic…
Paúl Hernández: ‘Congelar en USD 2 el diésel, la nue…
Jóvenes recolectan ‘ecoladrillos’ para h…

Cartas al director /8 de octubre del 2021

Aumento de Productividad de Petróleo en el Ecuador

¡Un millón de barriles diarios! La utopía del Estado ecuatoriano. Lo cierto es que, hasta el momento, no son muy claros los escenarios para que el pías llegue al millón de barriles de petróleo por día, pues son los diferentes gurús petroleros los que le han dicho al Presidente que es posible. Pero, finalmente, son muchas las condiciones técnicas, científicas, ambientales y sociales para que esto suceda.

El titular de la Cartera de Estado no precisa o más bien su explicación no es muy clara de cómo se lograría la meta, lo cierto es que, profesionales que se hacen llamar “expertos petroleros”, plantean estrategias que evidentemente solo generarán expectativas irrealizables.

Las pocas reservas que aún tiene el país son difíciles de sacar y nos obliga a saber mucho y por eso las autoridades están llamadas a plantar una discusión seria entre la Academia, la Industria (nueva e innovadora) y Estado, conforme el Primer Mandatario lo plantea o al menos eso se puede interpretar en el Decreto Ejecutivo 95. Estoy convencido que el país tiene profesionales jóvenes de alto nivel con nuevas ideas, el Sector Hidrocarburífero está llamado a alinearse a las nuevas tecnologías como: Computación Elástica, Inteligencia Artificial, Big Data, Internet de las Cosas, Blockchain.Lo óptimo es buscar nuevas y rentables tecnologías que permitan aumentar la producción con los pozos existentes.

Y es ahí donde está la estrategia tecnológica. Viene un debate que hay que contextualizarlo dentro de una política energética, el país tiene un problema y es que casi siempre tenemos políticas muy parciales; hablamos de electricidad, minería y de petróleo como que si fuera cada cosa independiente y esto hay que pensarlo dentro de una estructura global, dentro de una estrategia que la denomino canasta energética y la pregunta a resolver es cómo construimos de forma inteligente una canasta energética, que nos permita usar los recursos de la mejor manera con el mínimo impacto ambiental y el máximo beneficio social y económico.

Andrés Miranda Olmedo

La meritocracia en el Ecuador

A los de 22 años de carrera, he visto cómo en cada gobierno se deteriora la meritocracia en el Ecuador. Antes permitían concursar, como yo lo hice, y gané en Cancillería; ahora presentas tus documentos y eres ignorado para las oficinas comerciales, teniendo el doble de la experiencia que la solicitada.

Nunca he sido de un partido, pero al menos el ex Presidente Correa reconocía la capacidad. Ahora cierran la puerta en la cara; él me calificó cada año y trabajé 8 años en Bolivia, ganando el premio Fedexpor 2016. Dupliqué exportaciones y generé empleo sola.

Este año, fui seleccionada por el Canciller para ser Directora de Cooperación del Municipio logrando un plan de trabajo con el BID y Naciones Unidas en una semana, luego de apoyarlo, tres meses sin sueldo, fui despedida.

Así como lo hizo Lenín Moreno y puso a sus amigos en embajadas y oficinas comerciales, contratando una empresa para un concurso de academia, lo cual no es legal.

¿Acaso existe un cambio en el actual gobierno? ¿Cuándo saldrá el Ecuador del subdesarrolllo? Cuando escojan por méritos, sean patriotas y éticos.

Yo di de mi sueldo por años para mantener la oficina en Bolivia, hice el trabajo de tres, y me despidieron. Hoy no existe la oficina y cayó el comercio a niveles de 2011.

Como me dijo el exministro Ontaneda no hay meritocracia… seguiremos en las listas de mayor narcotráfico, corrupción, falta de seguridad jurídica y de funcionarios capaces.

23 años he vivido en Europa, Chile, ejemplo de orden en sus instituciones. Llevo tres años sin trabajo con dos hijos, pero buscaré hacerlo en el sector privado, pues el Estado seguirá por lo visto en decadencia.  

Verónica Mora

Paraísos fiscales

Veo con interés pero no sorpresa que el nombre del Sr. Lasso ha aparecido en la última lista de multimillonarios y billonarios del mundo, que se las arreglan para ocultar sus fortunas y evitar pagar impuestos en su lugar de residencia. Sin duda, nuestro querido mandatario se rasgará las vestiduras y pregonará a los cuatro vientos que no ha hecho nada ilegal y seguramente eso será verdad.

La pregunta sin embargo, no solamente para él, sino para todos los que proceden de esta forma, debe ser por qué lo hacen en primer lugar. Estas fortunas enormes que para el ciudadano común y corriente no solamente son inalcanzables sino imposibles de imaginar, generan rentas sobre las que hay que pagar impuestos. Como no sabemos a cuánto asciende la fortuna del Presidente, no es posible decir cuál habría sido la cantidad que el Estado Ecuatoriano hubiera recibido en calidad de impuestos durante los años en los que el dinero estuvo oculto en el “paraíso”, pero podemos deducir que esta cantidad no hubiera afectado para nada la gran fortuna de este señor o su estándar de vida.

Y éste es el meollo del problema. La gente que más tiene es la que más quiere. Este es el concepto de avaricia que les hace ocultar el dinero a toda costa. Y lo que hacen no será ilegal, pero es inmoral, especialmente cuando viniendo de gente que, como Don Guillermo, trata de presentarse como el retrato de la ética y la honestidad.

También veo con interés que el nivel de indignación ante lo que ha hecho el Presidente no parece tan elevado, en contraste con el volumen de protesta en contra de pequeños bonos y concesiones para los más necesitados.

Parecería que la filosofía actual es que a los ricos hay que darles todo tipo de prebenda para que sigan haciendo lo mucho o poco que hacen para aumentar sus ganancias. A los pobres hay que darles palo para que vayan a trabajar aunque sea por centavos, que no les permiten ni siquiera sobrevivir. Decididamente vivimos en tiempos interesantes… 

Susana Mancero

Derecha – Izquierda

Los términos políticos izquierda y derecha son retrógrados, anacrónicos, atrasados, monárquicos, y que no deberían tener vigencia. En la actualidad son expresiones que deberían ser tiradas al tacho de la basura.

El cambio sería por las palabras: políticos honestos o politiqueros deshonestos, es decir son buenos o malos. Los políticos buenos son felices, aunque les vaya mal. Los politiqueros malos son infelices, aunque les vaya bien.

Considero que los conceptos de izquierda y derecha política no sean, según el criterio de muchos, los más idóneos para definir la identidad política de los ciudadanos, el hecho es que son aún frecuentes para posesionar planteamientos y posturas ideológicas en la actualidad. El término “izquierda” y el término “derecha” en su significado político tienen su origen en el marco de la Revolución Francesa.Tras la toma de la Bastilla (14 de julio de 1789), se conforma en Francia la Asamblea Nacional Constituyente, la cual tenía como uno de los objetivos la redacción de una Constitución y por supuesto la decisión del futuro político del país.

El origen histórico de esta oposición debe buscarse en un hecho fortuito, la ubicación geográfica de los delegados con diferentes orientaciones doctrinales. En efecto, en oportunidad de debatir sobre el peso de la autoridad real frente al poder de la asamblea popular en la futura Constitución, los diputados partidarios del veto real (en su mayoría pertenecientes a la aristocracia o al clero) se agruparon a la izquierda del presidente (posición ligada al hábito de ubicar allí los lugares de honor quienes se oponían a este veto se ubicaron a autoproclamándose como patriotas).

Recogiendo este mensaje también deberemos agregar que no existe extrema derecha ni extrema izquierda lo que realmente tenemos es extrema pobreza, extrema corrupción, extrema ignorancia y extrema audacia de los corruptos politiquero.

Nuestro presidente Guillermo Lasso por muchas veces ha planteado que su gobierno no es de derecha ni de izquierda sino que representa a todos los ecuatorianos y su única bandera es el Ecuador del encuentro.

Ricardo Ordóñez

Suplementos digitales