Brechas laborales persisten en el país
Asesinato de Efraín Ruales, sin sentenciados luego d…
Entre 40% y 50% de las vías de la capital necesita u…
Fiscal pide 12 años de prisión para Kenji Fujimori
En marzo Ecuador concretará el acuerdo comercial con México
Grupo antivacunas irrumpe en un hospital
Mujer no embarazada obtiene un amparo para acceder al aborto
ANT no incrementará costos de sus servicios en este año

La caricatura política

Henri Beyle (Stendhal), en su novela ‘La cartuja de Parma’, describe lo que ocurría en la Italia del siglo XIX: “Esa cosa llamada broma o caricatura era desconocida en esta tierra de cauteloso despotismo”. No obstante, alguien ya caricaturizaba al poderoso y recogía el sentimiento de rechazo del pueblo, permitiéndole reírse a sus espaldas. Para que la caricatura política tenga éxito tiene que punzar, molestar, zaherir el orgullo del protagonista. Caso contrario, a nadie le gustaría, excepto al majestuoso, mirar su foto adornada con textos de los adulones de turno.  

Suplementos digitales