6 de octubre de 2020 00:00

'Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe'

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 20
Luis Vicente Medina de la Bastida

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Expresión que quiere decir lo peligroso de andar al filo de la cornisa, para terminar, cayendo, y no actuar con celo profesional y conciencia personal. Nunca se puede saber de ante mano de qué son capaces las personas cuando de por medio está el dinero, el poder y su vanidad es superior a su inteligencia. Nos limitaremos de un exhaustivo comentario del problema de Isspol; lo han expresado hasta la saciedad, ninguno asume el estar equivocado de una pésima transacción moral.

Únicamente a ejemplificar, que al igual que su gemelo el Issfa ahora en el embrollo municipal, como el Biess con la salud y beneficios de sus afiliados, como cortados con la misma tijera, han inobservado leyes y normas social y jurídica, y faltado a la ética. Es difícil encontrar una explicación inocente que justifique su actuación y no ser responsables del mal manejo de sus fondos al considerarse recurrente; siendo nosotros los dueños, contribuyentes que pagamos mediante aportes de toda una vida. Nos cuesta entender que lo gestionado vaya en beneficio, de buena fe, de la institución y sus afiliados, pues, hemos comprobado que en cualquier caso ha sido un fracaso.

Disponerse de fondos con fines de enriquecimiento o dilapidar el dinero en obras de relumbrón con la complicidad de poderes y autoridades, es lo más ruin del ser humano; porque va en desmedro de afiliados, empleados, terceros y sus familias. En uno y otro supuesto debe, están obligados, haber sanción administrativa, civil y hasta penal. Además, el asegurar la recuperación del dinero es una aberración que esconde el buen juicio. Y más insensatez aun es que terminemos pagando. Estamos frente a un inesperado nuevo sistema de corrupción; la máxima pena a los irresponsables.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)