Vicepresidencias de la Asamblea también entran en disputa
Gobierno prevé la construcción de la autopista Quito…
Inscripciones y cupos para planteles municipales de Quito
¿Cómo se escogió la candidatura de Cynthia Viteri pa…
Activistas aclaran que no existe política pública Lg…
Esto se sabe del militar asesinado en un bus en Guayaquil
El informe para destitución de Guadalupe Llori se su…
Emprendimientos de mujeres vulnerables se promociona…

Buenas y malas noticias

El Gobierno ecuatoriano ha sido portador de buenas y malas noticias; entre las primeras tenemos: el combate a vándalos escudados en la “protesta social”, el apoyo a la minería responsable, la construcción de la Refinería del Pacífico, la consolidación de la dolarización, los proyectos de generación hidroeléctrica, la Ciudad del Conocimiento, las adecuadas relaciones deuda y déficit público frente al PIB, el crecimiento económico por sobre las medias regional y poblacional y las cifras de inflación menores a dos dígitos.

Como contrapartida, en el lado negativo tenemos: país, refugio para gente perseguida por el “imperio”, posibles retaliaciones comerciales y/o económicas de EE.UU. (país al que va el 30% de nuestras exportaciones petroleras y más del 50% de las ventas internacionales totales), ambigüedad en la Ley de Comunicación respecto a la figura del “linchamiento mediático” (no está claro si este aplica para casos de corrupción seguidos de cerca por los periodistas de investigación), posicionamiento interno contrario a la prensa y la libre expresión; mientras que afuera: “Somos un Estado que defiende principios, antes que intereses”.

Conceder el asilo a Snowden le da al Gobierno beneficios políticos e incluso humanitarios, pero nos podría perjudicar económicamente.