22 de mayo de 2018 00:00

El último arriero

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 15
Hugo Rea Melo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cuando mi infancia expiraba, en mi querido Nanegal, también lo hacia la existencia del último arriero del noroccidente, como presagio de una nueva era que estaba por comenzar; jinete legendario, rudo, pintoresco y siniestro a la vez, de rostro ajado y mirada inquieta, heredada esta, de su oficio clandestino; mostraba orgulloso su enlodado ropaje, y el caminar encorvado, su piel tostada, por el ardiente sol que alguna vez adoraron los Yumbos, y el cansancio dibujado en su semblante, eran testimonio de que sus cabalgatas eran de leyenda; desde las cornisas andinas hasta la mítica tierra del aguardiente, estos intrépidos forasteros y la recua de mulares pobremente enjaezados, recorrían caminos ocultos que atravesaban el corazón de las montañas, y que burlaban a los custodios estatales, sin más carga que la alforja para su tibio alimento, y el zurrón para su ilegal mercancía; para luego, con el pesar de haber dejado atrás algún equino muerto, cruzar a nado caudalosos ríos que emergían amenazantes desde la garganta de la montañas, y llegar hasta el valle de los Yumbos, donde se asentaba el pueblo, rodeado de su más preciado tesoro, los cañaverales, fuentes de líquido censurado, y que el arriero convirtió en bastiones, cual si fueran puertos, desde donde embarcaba su carga prohibida, y trasladaba furtivamente a la ciudad, al lomo de acémilas; el arribo de este épico personaje a los pueblos, significó una suerte de enlace, entre el futuro y el pasado; el desarrollo y el atraso; lo inmaculado y lo contaminado; sin embargo, su presencia dinamizaba el pobre comercio de la aldea, y coloreaba la pálida y desamparada, pero hermosa atmósfera parroquiana. Un homenaje a mi pueblo, Nanegal, por sus fiestas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (2)