Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 31 de julio del 2021
Riobamba, en campaña para reactivar el turismo
Paseo Agroecológico de Guápulo se hace con emprendedores
Jóvenes se preparan para el nuevo examen Transformar
La Asamblea Nacional debate la legalización de lotes…
Arancel baja desde este 1 de agosto para bicicletas,…
Íñigo Salvador: ‘Hay entidades en donde campea la co…
La viuda de Jovenel Moise dice que considera postula…

El ardid

Es obvio que la política de puertas abiertas ha profundizado la inseguridad ciudadana en el Ecuador; nos ha dejado, como sociedad, a merced de la delincuencia internacional. Solo un necio presta oídos sordos y cierra los ojos ante la evidencia. Correa, que confunde popularidad con infalibilidad y alimenta su vanidad a cualquier precio, busca ahora adeptos entre los extranjeros residentes en el país. En su último monólogo sabatino le atribuyó un tinte xenófobo a los reclamos en contra de su absurda política de fronteras abiertas. Como el ego puede más que la razón, en una arenga sin precedentes, llamó a los extranjeros a organizarse y protestar en contra de los ecuatorianos que piden revisar esta medida. ¿No se supone que un presidente representa a todos sus conciudadanos? ¿Es justificable recurrir a un ardid, bajo e irresponsable, en lugar de rectificar?