Gobierno se ratifica en Proforma Presupuestaria del 2022
Familiares de motociclista fallecido en la Simón Bol…
Bajas tasas de vacunación contra covid-19 inciden en…
Pareja que escapó de cuarentena de Ómicron, detenida
Boletería en línea para conciertos de Fiestas de Quito
Víctima que destapó los abusos sexuales en la Iglesi…
Gobierno renueva estado de excepción en las cárceles
Expertos de Sudáfrica confían en la respuesta de las…

Alarde e inoperancia municipal

Para muchos es conocido el alarde que hacen, desde esferas municipales de Quito, de lo ecológicos que pretendemos ser y cómo nos afanamos en concientizar a nuestros ciudadanos. No botar basura en las calles y hasta hacen propaganda de ‘no andar trompudos’ o de no utilizar piropos injuriosos; pero mucho, si no la mayoría de cosas, quedan en mera propaganda. Para muestra adicional, se repartieron por la ciudad tríos de envases plásticos multicolores con leyendas: “solo papel”; “solo plástico” y “solo cartón”.

La generalidad de personas colaboran con prolijidad; pero, se han preguntado ¿cómo recolectan tan selectivos residuos? Me consta y he sido testigo al ver como un camioncito de balde, sin cubierta; eso sí con ostentosas leyendas del programa municipal, que se acerca a cada lugar donde hay esos contenedores con desechos separados y los vierten en el balde del camioncito.

Hasta allí llega lo selectivo de los desperdicios ecológicos. Los empleados encargados de la recolección se dedican a seleccionar lo que les sirve y el resto se mezcla luego de su escarbado. Si hubiesen siquiera realizado una división en tres partes del área del balde del camioncito, para cada clase de residuo; quizá, no se habrían transformado los desechos selectivos en basura y qué decir de los empleados para esos quehaceres, les falta mucho para transformarse de minadores a realmente recolectores de los desperdicios ecológicos.

Suplementos digitales