Texto y contexto crítico es un espacio de ideas libres sobre la política nacional. Otros artículos del autor: http://bit.ly/jImbaquingo
Jorge R. Imbaquingo
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Knight Fellow Stanford University 2012. Es periodista desde hace 23 años. Colabora con el Grupo EL COMERCIO desde el 2016 como Editor de Ciudad. Actualmente ocupa el cargo de Editor Político.

La transición no finaliza todavía

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 6
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 6
Miércoles 12 de junio 2019

Ayer, el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social transitorio (Cpccs-t) realizó su última sesión. Con eso y con la posesión de los nuevos consejeros, que será mañana en la Asamblea Nacional, se da por terminado el periodo de transición, establecido en el mandato de la Consulta Popular del 4 de febrero del 2018. Sin embargo, el tema parece alargarse. Debe ser así.

La transición fue el periodo especial en el que el Cpccs-t tenía la potestad de evaluar a los funcionarios públicos y, de ser el caso, cesarlos en sus cargos. La medida en términos políticos apelaba a destrabar el aparato administrativo del influjo correísta, que con 10 años en el poder era claro que no iba a cambiara a corto ni a mediano plazo.

Mantener ese enquistamiento administrativo era a todas luces un tema antidemocrático, pues el clamor era el cambio de modelo (expresado en los resultados de la Consulta Popular). De ahí que el trabajo de la evaluación tuviera críticas, sobre todo desde el lado afectado, algo que se acrecentó cuando vinieron las cesaciones. Así, el nombramiento de funcionarios transitorios, mientras se realizaban los concursos para determinar a los nuevos personeros fue una estrategia válida del Cpccs-t.

Sin embargo, hay dos cosas por las que se puede afirmar que la transición continúa. La primera es que debe haber una continuidad de ese espíritu de renovación, ya no solo de personeros sino de sus acciones. Y la segunda, es necesaria una amplia apertura para que la Contraloría inicie exámenes especiales a las labores de los superintendentes, consejeros y demás funcionarios transitorios, incluidos los del Cpccs-t, para que haya transparencia.

La transición no ha terminado en el punto de que las acciones del Cpccs-t aún tienen consecuencias. Y una de ellas es que el nuevo Cpccs no pretenda actuar por fuera de sus funciones constitucionales. Si así ocurriera, significaría que este país no aprendió nada tras 10 años de un estilo de gobernar basado en un único principio: control total.