Texto y contexto crítico es un espacio de ideas libres sobre la política nacional. Otros artículos del autor: http://bit.ly/jImbaquingo
Jorge R. Imbaquingo
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Knight Fellow Stanford University 2012. Es periodista desde hace 23 años. Colabora con el Grupo EL COMERCIO desde el 2016 como Editor de Ciudad. Actualmente ocupa el cargo de Editor Político.

Sería inaceptable

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 14
Miércoles 21 de octubre 2020

El pasado domingo se dieron las elecciones presidenciales de Bolivia, en donde hubo algunas consideraciones que se pueden tomar como ejemplo para los comicios del 7 de febrero del 2021, en el que los ecuatorianos elegirán presidente y vicepresidente de la República, asambleístas y parlamentarios andinos.

El temor de que el covid-19 pueda frenar la jornada de votaciones y, de esa forma, afectar a la democracia fue disipado. En este caso, en cambio, no aplica el “y viceversa”, más bien en 15 días las estadísticas de nuevos contagios serán palpables como efectos directos de las votaciones.

La jornada de elecciones estuvo marcada por las aglomeraciones de personas. En los despachos de noticias se habló de este tema y las fotografías mostraban largas filas de votantes. En Bolivia el voto también es obligatorio, de ahí que hubo gente que esperó hasta el final para lograr obtener la prueba de que asistieron a sufragar.

Un paso importante se dio, que fue aumentar la cantidad de recintos electorales en Ecuador en un 16% (pues pasaron de 3 664 a 4 276). Sin embargo, por la legislación actual no permite más maniobras, como la votación en diferentes días. Habría que aprovechar que al menos en Ecuador hay una hora más para votar, pues en Bolivia se destinan nueve horas para los sufragios y en nuestro país son 10 horas.

Otra cosa que hay que tomar en cuenta es que Bolivia se ha tardado muchísimo en dar a conocer un legítimo ganador. Ayer, diario La Razón de La Paz, titulaba: “El TSE reconoce la demora en la difusión de resultados y dice que es una lección aprendida”.

Ayer, este Diario publicó los criterios de los vocales del Consejo Nacional Electoral (CNE), que habían puesto mucho ojo en el desarrollo de las elecciones bolivianas. Sería bueno que los consejeros tomen en cuenta el problema que significa no dar resultados oportunamente, un problema vivido en el 2019 en las elecciones seccionales del 2019 y que sería inaceptable que se repita en el 2021.