Texto y contexto crítico es un espacio de ideas libres sobre la política nacional. Otros artículos del autor: http://bit.ly/jImbaquingo
Jorge R. Imbaquingo
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Knight Fellow Stanford University 2012. Es periodista desde hace 23 años. Colabora con el Grupo EL COMERCIO desde el 2016 como Editor de Ciudad. Actualmente ocupa el cargo de Editor Político.

Algo que nos salve de nuestros demonios

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 21
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 6
Miércoles 31 de julio 2019

La ciudadanía universal es una categoría demasiado compleja. Sobre todo si de por medio está un gobierno que, con una Asamblea Constituyente, utilizó a este y otros términos como golpes de efecto para proyectar un holograma que hiciera imaginar un aura de respeto a los derechos humanos, pero solo de aquellos que no interpusieran en su ejercicio del poder, como la libertad de expresión y la libertad de asociación, por ejemplo.

Tan ilusoria fue la capacidad del Gobierno de Rafael Correa, creadora de la ciudadanía universal, que a solo cuatro años de la Constitución de Montecristi, impuso el 16 de noviembre del 2015 visas a ciudadanos de 11 países: China -pasaporte vino-, Afganistán, Bangladesh, Eritrea, Etiopía, Kenia, Nepal, Nigeria, Pakistán, Somalia y Senegal.

Es más, el 1 de diciembre del 2015, el Régimen impuso visa a los cubanos que vinieron en masa a Ecuador. Hasta ahí llegó el discurso de puertas abiertas, de nuevo paradigma mundial de movilidad humana. En los 11 primeros casos porque se detectaron personas que probablemente tenían conexiones con grupos irregulares o vinculados a trata de personas. Y en el caso de los cubanos, porque muchos eran personas que no estaban de acuerdo con la política de ese país.

Ahora que se interpuso un requisito de ingreso a los venezolanos, que huyen -huir, no hay otra palabra que defina mejor su situación- del Régimen de Nicolás Maduro, y ahora que el Ejecutivo ha planteado unas reformas a la Ley de Movilidad Humana hay que tener más certezas que las simples suposiciones de unos preceptos etéreos que rijan a esta ley, que fue pensada para un flujo manejable de migrantes, antes del colapso estrepitoso del Estado venezolano.

Ahora es diferente, según la ONU, hay 4 millones de venezolanos desplazados, 500 000 en Ecuador hasta finales de año. Es tiempo de la reforma de la ley que evite los problemas de la migración descontrolada: la xenofobia y el racismo que ya pintan sombra en el país. En fin, algo que nos salve de nuestros demonios.