Es una columna que analiza la situación y los desafíos de las empresas, las pymes y los emprendimientos en el contexto económico ecuatoriano e internacional. Otros artículos del autor: http://bit.ly/xBasantes Twitter: @XAVIERBAS
Xavier Basantes
Lic. en Comunicación, U. Central. Posgrado en periodismo en U. Andina y diplomado en gestión empresarial del Tec de Monterrey. Periodista económico. Del 2009 - 2016, Editor de LÍDERES. Exeditor de El Comercio TV; ahora Macroeditor de Proyectos Multimedia.

Perspectivas económicas para el 2020

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Sábado 14 de diciembre 2019

Si el 2019 fue un año bastante movido, por la intensa búsqueda de financiamiento para tratar de bajar el déficit fiscal, el 2020 es aún más retador para el manejo de las finanzas públicas. La recientemente aprobada Ley de Simplicidad y Progresividad Tributaria no soluciona los problemas que tiene el Fisco y por ello, el próximo año el Gobierno tendrá que seguir aplicando medidas para bajar el déficit.

La generación de ingresos es el principal desafío. Entre las opciones está la revisión del subsidio a la gasolina extra, el incremento de la producción de petróleo (tras la salida de Ecuador de la OPEP), la monetización de activos o la renegociación de la deuda con China. Este último tema se anunció desde que el Gobierno asumió funciones, pero no se ha concretado un proceso en firme.

En las últimas semanas se han desarrollado varios foros para analizar las perspectivas económicas del próximo año y en todos se concluye que el problema fiscal será el mayor escollo que ocasionará que la economía siga en un estado de estancamiento.

En cuanto a los sectores económicos no se esperan despuntes importantes. Hay expectativas de que el sector minero continúe en expansión, aunque la proximidad del proceso electoral puede ser un escollo para que despunten nuevas inversiones.

La reducción de la inversión pública así como el tenue comportamiento de la demanda de créditos hipotecarios, repercuten en el sector de la construcción y no se ve una recuperación representativa el próximo año.

En el sector privado también se espera el envío de las reformas laborales a la Asamblea, para ver si eso permite viabilizar la generación de empleo, aunque mientras la economía no se recupere, las reformas por sí solas no son la única solución para reducir el desempleo.

En la agenda comercial se espera avanzar las negociaciones con EE.UU., Chile, México, Alianza del Pacífico, EFTA, India, Canadá, entre otros países, siempre y cuando no se afecte a la industria. En definitiva, el escenario del 2020 aún es incierto y lleno de expectativas.