Es una columna que analiza la situación y los desafíos de las empresas, las pymes y los emprendimientos en el contexto económico ecuatoriano e internacional. Otros artículos del autor: http://bit.ly/xBasantes Twitter: @XAVIERBAS
Xavier Basantes
Lic. en Comunicación, U. Central. Posgrado en periodismo en U. Andina y diplomado en gestión empresarial del Tec de Monterrey. Periodista económico. Del 2009 - 2016, Editor de LÍDERES. Exeditor de El Comercio TV; ahora Macroeditor de Proyectos Multimedia.

Plan agropecuario de última hora

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Sábado 23 de enero 2021

Una misión de empresarios de Murcia llegó al país la semana pasada, con el objetivo de buscar oportunidades de negocios en Ecuador. Esos potenciales inversionistas españoles miran en el desarrollo de la agroindustria, el principal atractivo para colocar sus capitales y afianzar una relación bilateral.

Este sector, sin duda, es el que más fortalezas tiene para apuntalar el desarrollo económico del país. Eso queda demostrado con los resultados que arrojan los balances de los acuerdos comerciales que ha suscrito el país en los últimos años. Según datos de la Federación Ecuatoriana de Exportadores, entre enero y noviembre del 2020 se vendió USD 726 millones en productos como conservas de frutas y vegetales, frutas, derivados de cacao, palmitos, etc. La cifra es un 18% mayor frente a igual período del 2019.

En la recta final de sus funciones, el Gobierno acaba de anunciar un Plan Nacional Agropecuario, a cuatro meses de concluir su gestión y con una caja fiscal que flaquea. Las metas son ambiciosas, aunque tiene pocas posibilidades de implementarse; salvo que el próximo Presidente tome en cuenta esta hoja de ruta, que espera acceder a USD 3 300 millones, en los siguientes diez años.

Este es el plan más reciente que quiere impulsar el Régimen en esta materia, pese a que ha realizado anuncios en otras ocasiones. En febrero del año pasado, antes de la llegada de la pandemia, ya presentó las políticas de Estado para el agro 2020-2030, sustentadas en seis ejes: fomento de la productividad, orientación y desarrollo de mercados, acceso a servicios e infraestructura, fortalecimiento de la asociatividad, sostenibilidad ambiental y modernización e innovación institucional. Todo eso quedó pendiente por el covid-19.

La agroindustria es fundamental para la reactivación y este tema debe estar en la agenda de prioridades del nuevo Gobierno. La asistencia técnica y el financiamiento son prioridades para el campo. La experiencia en la pandemia lo demostró y solo se aspira que esa hoja de ruta no espere otros cuatro años.