Es una columna que analiza la situación y los desafíos de las empresas, las pymes y los emprendimientos en el contexto económico ecuatoriano e internacional. Otros artículos del autor: http://bit.ly/xBasantes Twitter: @XAVIERBAS
Xavier Basantes
Lic. en Comunicación, U. Central. Posgrado en periodismo en U. Andina y diplomado en gestión empresarial del Tec de Monterrey. Periodista económico. Del 2009 - 2016, Editor de LÍDERES. Exeditor de El Comercio TV; ahora Macroeditor de Proyectos Multimedia.

Las mipymes y su aporte a la competitividad

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Sábado 27 de febrero 2021

La transformación digital de las mipymes, en una época en la cual los países -principalmente de la región- buscan la recuperación económica, es uno de los objetivos que se trazaron en el marco del XI Foro anual de Competitividad de las Américas. El encuentro virtual se efectuó esta semana, con el auspicio del Gobierno de Ecuador y la de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Según el más reciente informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), las economías de América Latina y el Caribe sufrieron una contracción promedio de 7,7% en 2020, considerada como la mayor en los últimos 120 años.

La definición de políticas públicas para incorporar a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes)en la cuarta revolución industrial es un imperativo, sobre todo en Ecuador, donde más del 90% del tejido empresarial y la generación de empleo se encuentra en este segmento.

En esa nueva agenda que se quiere poner en marcha para la región es indispensable tener en cuenta las alianzas público-privadas así como a los emprendedores, quienes serán actores de primera línea en los procesos de recuperación económica.

El desarrollo empresarial con base en la innovación y la incorporación de emprendimientos en la cadena de valor será clave en la reactivación y en el mejoramiento de la competitividad, con altas dosis de resiliencia es el llamado que hace la OEA para afianzar esa nueva agenda en nuestros países.

La gran enseñanza que deja la pandemia es que el desarrollo digital es fundamental, no solo para el mundo de los negocios sino también para otras áreas. Allí está la teleeducación, la telemedicina, el suministro de bienes y servicios, entre otros aspectos.

El futuro es ahora y la transformación digital de las mipymes debe llevar la batuta. Para ello es vital consolidar los ecosistemas de emprendimiento y apoyar las iniciativas de financiamiento de los inversionistas ángeles, como los dos fondos que se lanzaron esta semana.