Es una columna que analiza la situación y los desafíos de las empresas, las pymes y los emprendimientos en el contexto económico ecuatoriano e internacional. Otros artículos del autor: http://bit.ly/xBasantes Twitter: @XAVIERBAS
Xavier Basantes
Lic. en Comunicación, U. Central. Posgrado en periodismo en U. Andina y diplomado en gestión empresarial del Tec de Monterrey. Periodista económico. Del 2009 - 2016, Editor de LÍDERES. Exeditor de El Comercio TV; ahora Macroeditor de Proyectos Multimedia.

Más ética y valores en el sistema educativo

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Sábado 09 de noviembre 2019

Quito fue sede, esta semana, del foro por los 50 años de creación del ahora Banco de Desarrollo de América Latina CAF (antes, Corporación Andina de Fomento). El eje central de las intervenciones se centró en la gobernanza, la integridad y la transparencia; y como telón de fondo, cómo luchar contra la corrupción.

Si bien se presentaron interesantes iniciativas desde el sector público y privado, algo que es vital y transversal se enfocó en el fortalecimiento de la formación en ética y valores. El mes anterior en el marco de unas jornadas de análisis sobre el futuro de la educación superior celebradas en España, los académicos asistentes debatían que la formación en ética es fundamental en los futuros profesionales que cursan en las carreras de ingeniería y derecho, por ejemplo. Eso, porque los mayores escándalos de corrupción en los últimos años en Latinoamérica se han generado en la obra pública y porque la administración de justicia en la aplicación de la ley, deja dudas. Solo basta ver la evaluación de los jueces de la Corte de Justicia de Ecuador, en donde se identifican acciones vergonzosas (como aquella de las sentencias con plantillas prefabricadas).

En medio de la conferencia de la CAF se anunció que en Ecuador se volverá a enseñar “valores y principios”, en la educación básica, como parte de los planes de Gobierno en la lucha contra la corrupción. Eso es algo fundamental; no hay que anunciarlo, hay que ponerlo en vigencia. Y hay experiencias en otros países que se deben tener en cuenta. Japón, por ejemplo, en los primeros años de escuela, su formación afirma valores (respeto, paciencia, disciplina, control, paciencia).

Si desde la educación básica se fortalecen estos principios, las siguientes etapas educativas solidificarán esa formación y en la educación superior esos principios se mantendrán sólidos. Y todo ello se cosechará en una ética empresarial y de gestión pública transparente, con claridad normativa, con respeto a la institucionalidad, con reconocimientos y sanciones, con reglas claras desde el principio.