Es una columna que analiza la situación y los desafíos de las empresas, las pymes y los emprendimientos en el contexto económico ecuatoriano e internacional. Otros artículos del autor: http://bit.ly/xBasantes Twitter: @XAVIERBAS
Xavier Basantes
Lic. en Comunicación, U. Central. Posgrado en periodismo en U. Andina y diplomado en gestión empresarial del Tec de Monterrey. Periodista económico. Del 2009 - 2016, Editor de LÍDERES. Exeditor de El Comercio TV; ahora Macroeditor de Proyectos Multimedia.

Ojo, crece el uso del crédito diferido de tarjetas

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 2
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 11
Sábado 22 de septiembre 2018

Que los ecuatorianos utilicen más el crédito diferido en las tarjetas no sería algo tan inquietante (salvo que ese procedimiento crezca y termine en sobreendeudamiento). Pero que más tarjetahabientes, además de diferir sus pagos y cancelar el valor mínimo, esté difiriendo el pago de los alimentos de la canasta básica ya suena preocupante.

Tendría cierto sentido si el pago a tres, seis o nueve meses correspondería a deudas adquiridas en la compra de ropa, video o electrodomésticos. Pero de allí a diferir el pago de los alimentos hay gran distancia.

La Superintendencia de Bancos informó que entre enero y julio de este año, el saldo diferido de este medio de pago se incrementó en un 28%, en relación con igual período del 2017, pasó de USD 14 395 millones a 18 459 millones. Mientras que el crédito corriente aumentó en 4%, en igual lapso.

Desde la perspectiva del sistema financiero privado, este comportamiento del mercado por ahora es ‘manejable’. No obstante, si en los próximos meses las condiciones económicas no mejoran, ciertas familias podrán verse complicadas en el pago de sus créditos diferidos. Más aún, cuando la proximidad de la temporada navideña incrementa los niveles de consumo.

Hace seis años, en el país ya se advertían problemas de sobreendeudamiento y una de las decisiones que se aplicaron fue poner más cautela y restricciones a la hora de flexibilizar las condiciones para otorgar los créditos de consumo sobre todo. Por supuesto, allí también se contemplaron a las tarjetas.

El incremento de las operaciones con este medio de pago, entre enero y julio del 2018, también puede ser un reflejo de la falta de liquidez en la economía. Los ingresos de las familias no han crecido y obviamente eso obliga a las personas a utilizar las tarjetas y manejar los plazos, según sus posibilidades de pago.

Sin duda la mejor opción es utilizar la tarjeta de crédito para emergencias y tener claro que se trata de un préstamo. Cuidado con asumir que este medio es un ingreso más. Ojo.