Respirando Bienestar

Un espacio para hablar del bienestar que genera la práctica del ejercicio y la alimentación saludable en nuestro día a día. Aquí no hay espacio para solo el atún y la lechuga.

Paola Gavilanes

Paola Gavilanes

Licenciada en Comunicación Social por la U. Central del Ecuador. Colabora con Grupo EL COMERCIO desde el 2007. Trabajó en la sección Deportes, Tendencias y Construir. Ahora escribe sobre BIENESTAR. Deportista aficionada y amante de la comida hecha en casa.

¡O nos reprogramamos o nos vamos para el infierno!

La práctica del ejercicio es vital para mantenernos sanos física y mentalmente. 60 minutos de actividad física al día reduce el riesgo de enfermedades como el sobrepeso e hipertensión. Foto: Pexels

La práctica del ejercicio es vital para mantenernos sanos física y mentalmente. 60 minutos de actividad física al día reduce el riesgo de enfermedades como el sobrepeso e hipertensión. Foto: Pexels

Después de un año de confinamiento empiezo a bajar a la guardia: unos pancitos por aquí y unos heladitos por allá. ¡Qué cosa más buena esas empanadas chilenas! Había olvidado su sabor y aroma.

Las probé el fin de semana, después de muchísimos meses. Les sugiero las rellenas con champiñones y queso. Pero tienen que ingerirlas con mesura, no como yo, que me comí dos de un solo sentón.

A esto último -precisamente- me refiero a que empiezo a bajar la guardia. Antes de la emergencia sanitaria -que en Ecuador empezó a mediados de marzo del 2020- mantenía ciertos hábitos que me ayudaban a llevar un estilo de vida saludable. Logré mi peso y, perdón por presumir, también unos oblicuos que saltaban a la vista cuando contraía el abdomen y había buena luz (risas). Ahora simplemente se niegan a aparecer; no importa las piruetas que haga, ellos no quieren ser fotografiados.

Pero, más allá de eso, siento que he perdido fuerza muscular y resistencia. Antes de la pandemia -como muchos de ustedes, supongo- asistía al gimnasio, tomaba hasta tres litros de agua y llevaba un plan de alimentación equilibrado y nutritivo. Yo cocinaba al horno o al vapor, y consumía muchas frutas y vegetales.

Hoy, pese a estar en casa y a tener las frutas a la mano me cuesta consumirlas. Se me ha convertido en una tarea titánica cumplir con las porciones que recomiendan las nutricionistas e instituciones como la Organización Mundial de la Salud para mantenernos alejados de enfermedades.

Lo ideal -apuntan- es consumir entre 4 y 5 porciones de frutas y vegetales al día, pero resulta que hay días en los que no pruebo ni un solo vegetal. Otros días olvido ingerir agua.

Por todo lo mencionado creo que llegó el momento de resetear la máquina porque definitivamente no basta con la hora de spinning cada dos o 3 días para fortalecer el sistema inmunológico, que es el pedido de los expertos para de alguna manera resistir -en caso de contagiarnos- a los estragos del covid-19, de este bendito virus que nos ha robado el físico y la estabilidad mental, y el que nos ha quitado trabajo, familiares y amigos. Este bendito virus que no nos permite abrazarnos ni siquiera entre los miembros de la familia más cercana.

Si sumamos todas esas cosas solo nos quedaría meternos debajo de las sábanas y echarnos a llorar. Estoy segura de que no soy solo yo la que atraviesa por este momento, por eso invito a todos los que están cerquita de tirar la toalla a resetear la máquina, a reprogramarnos.

La práctica del ejercicio es vital para mantenernos sanos física y mentalmente. 60 minutos de actividad física al día reduce el riesgo de enfermedades como el sobrepeso e hipertensión. Foto: Pexels

Pensemos que es abril del 2020 y establezcamos rutinas, cocinemos con anticipación creyendo que pronto pasará todo esto. Estoy segura de que después de ver los resultados, físicos y anímicos, nos vamos a sentir mucho más confiados; estaremos imparables. Volveremos a entrenar, a comer saludable, a hidratarnos, a movernos, a promover estos retos entre los amigos y los familiares. Para mantenernos saludables es vital la práctica del ejercicio físico, ya sea dentro de un gimnasio o en la casa.

Yo me adelanté un poquito y les cuento que en una semana empiezo un reto. Con los miembros más cercanos de mi familia nos propusimos retomar hábitos para reducir medidas, ganar fuerza y resistencia. Luego de dos meses nos mediremos cara a cara. Será bien divertido porque además correremos 5 kilómetros, haremos sentadillas y burpees. La persona que menor tiempo registre en las ‘pruebas’ se ganará un delicioso desayuno. El vencedor decidirá el lugar. Obviamente seguiremos las medidas de bioseguridad.

Necesitamos otra vez emocionarnos con esas cosas, caso contrario vamos a terminar enfermos, rechazando nuestro cuerpo y con la mente saturada de pensamiento negativos.

¿Ustedes cómo se motivan para mantenerse activos?

Los leo en [email protected]