La Liga de Quito de los partidos bravos

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 2
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 49
Jueves 25 de julio 2019

Twitter: @guerrerosanti7

Liga de Quito demostró ante Olimpia de Paraguay que no se ha olvidado de disputar partidos complicados. El equipo de Pablo Repetto no ha jugado bien casi todo el año, pero mostró su mejor versión en la Copa Libertadores.

Los cotejos de más alto rendimiento de la ‘U’ en este año han sido precisamente en el torneo internacional: las victorias ante Peñarol, Flamengo y San José Oruro en la fase de grupos de la Libertadores, evidenciaron que el plantel tiene buen nivel. Sin embargo, el campeonato local también ha reflejado la otra cara de esta Liga y eso preocupa a la hinchada. La goleada ante Católica encendió las alarmas en Ponciano.

Pero ante Olimpia volvió a aparecer esa Liga de los partidos bravos. En el triunfo ante los paraguayos, los dirigidos por Repetto tuvieron dos méritos: convirtieron los goles en los momentos precisos (clave en la Libertadores) y no se desesperaron ante el empate del rival.

El resultado (3-1) no es definitivo, pero queda la sensación que la ‘U’ fue superior y tendrá la capacidad para quedarse con la llave y meterse entre los ocho mejores equipos de América.

Y la otra buena noticia para su DT es que parece haber encontrado un equipo definitivo con Antonio Valencia como la pieza que le faltaba. En su segundo juego con la camiseta blanca, ‘Toño’ dejó ver chispazos de su calidad y eso le alcanzó a su equipo para imponerse a un rival complicado.

¿Para qué está Liga en el 2019? Que nadie se apresure. A pesar de que muchos nombres se repiten, este es un plantel que ha sufrido algunos sismos y todavía está terminando de construirse. Por ahora, la prudencia será el mejor aliado de esta Liga que conoce muy bien lo que son las paradas complicadas.

Antonio Valencia celebra un gol de Liga de Quito ante Olimpia de Paraguay con mucha emoción. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Antonio Valencia celebra un gol de Liga de Quito ante Olimpia de Paraguay con mucha emoción. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO