Persistencia retiniana

Textos breves sobre cine. Twitter: @andrescardenasm. Instagram: @andrescardenasmatute

Andrés Cárdenas Matute

Andrés Cárdenas Matute

Estudió periodismo en Ecuador y Chile. Ha escrito para periódicos y revistas de Ecuador, Colombia y España. Actualmente vive en Italia, en donde realiza estudios de doctorado sobre filosofía del cine.

Andrés Cárdenas Matute

Mujercitas (2019)

Desconfío de todas las personas que me han rodeado hasta hoy por no haberme hecho leer Mujercitas. Por suerte, otra vez, existe Greta Gerwig en mi vida. En una temporada de escasez literaria me obliga a experimentar un déjà vu de la novela anglosajona del siglo XIX: esas obras en las que se elevan múltiples voces, todas tan distintas, pero formando un solo mundo lleno de anhelos, vestidos, bailes y carrozas tiradas por caballos. Mujercitas –la película– me llevó de vuelta a Austen, a las Brontë, a Eliot. En su adaptación, Greta utiliza una estructura de dos tiempos paralelos, generando en el espectador, durante dos horas, lo que Jo March, la protagonista, admite como su situación vital: “I miss everything”. Crea una tensión temporal que intensifica esa permanente avalancha interior de Jo que necesita hallar cauce. Nuestra avalancha. Tal vez conocer antes a Jo March me hubiera evitado algunas sombras de ella. Gerwig escribe su guion como si estuviera fuera de nuestro tiempo y de nuestro

Ver más

Andrés Cárdenas Matute

Joker (2019)

En internet circulan varias teorías que explican el tristísimo trastorno –que a Joaquin Phoenix le ha valido ya varios reconocimientos– del cual es víctima Arthur Fleck: aquel que en momentos de estrés le hace explotar en risas descontroladas, puramente mecánicas, que están lejos de ser la manifestación de su estado interior. Pero este síntoma es solo la punta del gran iceberg de desgracias –familiares, biológicas, médicas, sociales, laborales– que darían forma al pasado de Joker. Nos quedó claro que Todd Phillips no es Christopher Nolan. En cuanto a tejer la biografía que daría cuenta del criminal más impredecible de Gotham, el primer director y guionista prefiere un diagnóstico puramente médico, científico, comprensible, que acumule los golpes suficientes para determinar su comportamiento. En cuanto al relato político, nos ofrece el maniqueísmo entre la subversión general, que toma como símbolo a un asesino de niños ricos, frente al bando de la familia Wayne, lógicamente, millonaria

Ver más

Andrés Cárdenas Matute

Los dos papas (2019)

Dos dibujos, de dos papas, que son bandera de dos supuestos paradigmas sobre el papel de la Iglesia en el mundo. Poco a poco ese contraste –tal vez necesario en una película de dos horas– se va atenuando hasta que cada uno se reconcilia con su propio pasado mientras comen pizza en la Capilla Sixtina. La trama es sencilla: sigue una serie de conversaciones ficticias entre Benedicto XVI y Jorge Bergoglio –antes de ser Papa– durante las cuales vemos flashbacks que muestran momentos de las vidas de ambos. Las quejas contra Meirelles –director– y contra McCarten –guionista– no se hicieron esperar: son los riesgos de tocar la historia. Un obispo español los acusaba de manipulación que odia al catolicismo. Una crítica de cine mexicana les reprochaba la tibieza al tratar los escándalos de abusos sexuales. Un periodista argentino hacía lo mismo con el papel de Bergoglio durante la dictadura en su país. Un vaticanista escribía que la película es simplemente un homenaje al supuesto hereje que viv

Ver más

Andrés Cárdenas Matute

Parasite (2019)

El pobre –parece decir la obra del coreano Bong Joon-ho– se camufla con diversos uniformes para poder habitar los espacios amplios y minimalistas del rico: en traje de chofer, de empleada doméstica o de profesor de los niños. Pero lo que no puede esconder –nos lo restriega en la cara– es su olor. El de la gente que viaja en metro, dice uno. El olor de los que vivimos en subterráneos que se inundan con la lluvia, dice otro. Y a este elemento olfativo se agrega el mental: aquella línea invisible pero infranqueable que no se debe cruzar a pesar de que ambos –el pobre y el rico– puedan comer en la misma mesa, confiarse unos cuantos secretos e incluso dejar fluir mutuamente sus afectos. Este es el ambiente de Parasite, la última palma de oro en Cannes. Uno podría pensar que se trata de un amargo ensayo marxista. Todo lo contrario. El director coreano mezcla con habilidad el sangriento terror social con comedia, humor negro y drama. Con esta historia en la que una familia de desempleados –pa

Ver más