Análisis económico con énfasis en finanzas públicas, comercio exterior, petróleo, empleo, impuestos y empresas. Mi lema: Los números pueden decir cualquier cosa, depende qué números se escojan. Otros artículos del autor: http://bit.ly/CsrSosa Twitter: @cesarA_sosa
César Augusto Sosa
Economista de la PUCE. Estudió Gestión de Medios de Comunicación en la Universidad Andina. Periodista económico desde 1998 en el Grupo EL COMERCIO. Editor de la sección Negocios y del Semanario Líderes. Actualmente ocupa el cargo de Macroeditor.

El dilema de producir en el país o importar

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 17
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 10
Lunes 12 de noviembre 2018

Hace pocas semanas, una empresa textil dejó de producir telas en el país y se dedicará a confeccionar productos con tela importada. Otras del sector farmacéutico desmontaron años atrás sus plantas en Ecuador y dejaron oficinas de distribución para abastecer el mercado con productos importados.

En el sector automotor, a finales del 2015 una empresa cerró su planta en Quito y se dedicó a importar vehículos terminados. Este año, otra firma del mismo sector mantiene la producción local, pero importa más autos que antes porque le sale más barato. Y una tercera ensambladora, que venía produciendo más que antes, ha visto ralentizar sus ventas. Todas coinciden en que el 15% de arancel a las piezas (CKD) para ensamblar un auto les resta competitividad, ya que países como Colombia no tienen ese arancel y eso abarata la importación del auto terminado del vecino país.

Lo anterior es correcto, aunque también hay que decir que los autos importados pagan aranceles de hasta el 35%, lo que implica una alta protección a la industria local. Pese a eso, las empresas que ensamblan autos en Ecuador -y que a la vez pueden importar de sus plantas en otros países- están privilegiando lo segundo para competir.

Esto significa que las plantas locales no son competitivas, lo cual pone al Gobierno ante un dilema. Si no baja o elimina el arancel del 15% se podría perder la producción y el empleo no solo en las ensambladoras sino también en las empresas proveedoras de llantas, vidrios, asientos, tubos de escape, etc.

La decisión que tomé tendrá que ser coherente con el acuerdo firmado con la Unión Europea, en el cual se puso un calendario para eliminar totalmente el arancel a la importación de autos. El Gobierno tiene previsto firmar acuerdos comerciales similares con Corea del Sur, México, EE.UU., que pedirán el mismo tratamiento que Ecuador dio a la UE. A largo plazo no se pagarán aranceles a la importación de vehículos y la única manera de mantenerse en el mercado será ser competitivo.