Análisis económico con énfasis en finanzas públicas, comercio exterior, petróleo, empleo, impuestos y empresas. Mi lema: Los números pueden decir cualquier cosa, depende qué números se escojan. Otros artículos del autor: http://bit.ly/CsrSosa Twitter: @cesarA_sosa
César Augusto Sosa
Economista de la PUCE. Estudió Gestión de Medios de Comunicación en la Universidad Andina. Periodista económico desde 1998 en el Grupo EL COMERCIO. Editor de la sección Negocios y del Semanario Líderes. Actualmente ocupa el cargo de Macroeditor.

Deterioro del empleo

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 20
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2

Las autoridades del Gobierno entraron en conflicto la semana pasada, a raíz de la publicación de las cifras de empleo de junio del presente año. El Ministro de Trabajo sostuvo que 300 000 contratos nuevos se registraron entre junio del presente año y el mismo mes del año pasado. Pero, el INEC publicó un nuevo reporte que muestra un estancamiento en el mercado laboral en igual período.

El Ministro pidió explicaciones al INEC y este último hizo una rueda de prensa para aclarar que sus cifras muestran lo que pasa en el mercado. Y lo que está pasando se resume en lo siguiente: el desempleo, el subempleo y el empleo adecuado -aquel que vale la pena- continúan en los mismos niveles de junio del 2017. Lo que sí aumentó fue el denominado ‘Otro empleo no pleno’, una especie de subempleo que evidencia un deterioro en las condiciones laborales.

Lo anterior es una mala noticia para el país, pero también deja mal parado el Gobierno, el cual ofreció crear 250 000 empleos anuales y no ha cumplido.
Frente a esta realidad, los empresarios apenas se mostraron preocupados, buscaron una explicación en la situación económica del país y demandaron del Gobierno lo mismo que hace un año: incentivos para invertir, reformas laborales, un plan económico, etc. Al parecer, la Ley de Fomento Productivo, que está en su última etapa en la Asamblea, aún no es suficiente para atraer inversiones, pese a que se firmaron convenios de inversión por más de USD 9000 millones.

Los incentivos para invertir y generar empleo siguen pendientes. Y uno de los más esperados es la presentación de un plan económico de mediano plazo, que marque la hoja de ruta para lo que queda del Gobierno.

Ese plan deberá armonizar las políticas fiscal, laboral, agrícola, energética, comercial, social, de subsidios, etc. Y todas deberán articularse en función de varios objetivos, entre ellos, la generación de empleo de calidad. Si no hay un plan económico es de esperar que el deterioro del mercado laboral continuará.