La Silla Vacía

La Silla Vacía

Competencias ciudadanas para prevenir la violencia estudiantil

Recientes casos de violencia en las cercanías de planteles estudiantiles han conmovido a la opinión pública. Es urgente trabajar nuevas estrategias con la participación de la ciudadanía.

La inseguridad y la violencia son dos expresiones de la sociedad de hoy. Se las perciben en las ciudades y pueblos, y lo que es más preocupante en las propias familias y en los ambientes escolares.

La violencia intrafamiliar es un claro ejemplo –o mejor, un mal ejemplo- de lo que sucede en la célula social, que se transmite a otros ambientes como la escuela, la comunidad, las plazas y calles donde se ejerce todo tipo de maltrato.

* Etiología y mitigación

La etiología o las causas de este fenómeno -que para los especialistas configura una verdadera patología social- son complejas, entre las que se cuentan: las diferencias socio-económicas, la diversidad étnica, la emigración, la urbanización, el desempleo, la influencia de los medios audiovisuales y los cambios generacionales, entre otros.

La mitigación de estos problemas no son fáciles, pero sí cuando concurren políticas públicas de seguridad humana y proyectos sociales, articulados a las ciudades, con emprendimientos multidisciplinares. Está claro que las soluciones no dependen exclusivamente de las reformas educativas; tampoco de las familias, porque la responsabilidad es de todos.

* Líneas de coordinación

De lo dicho se infiere que las acusaciones de responsabilidades recíprocas –de la familia y la escuela- no conducen a nada. Es tiempo de establecer una línea base seria y congruente de coordinación para lograr correctivos y acciones preventivas, que superen los enfoques exclusivamente patrióticos y retóricos –incluso- que lleven a acciones estratégicas, con bases contextuales y científicas. Recuérdese que el papel de la escuela no es exclusivamente académico, sino ofrecer una formación integral de los estudiantes como ciudadanos. Por su parte, la familia -junto con la escuela- puede convertirse en un espacio seguro para un desarrollo humano compatible con el ejercicio de los derechos fundamentales.

* Nuevas estrategias

La educación tradicional tiene fortalezas y también debilidades. En el campo que nos ocupa el origen de los conflictos no se soluciona exclusivamente con manuales de convivencia o con códigos de ética, peor con aplicación de sanciones ‘ejemplares’ por parte de las autoridades.

Es necesario el diseño y desarrollo de nuevas estrategias, con el concurso de varias disciplinas y profesionales que busquen procesos integrales. Insistir en ‘clases’ de valores, o en modelos de conocimientos memorísticos –mezcla de símbolos cívicos y patrióticos- tampoco conduce a cambiar o a sugerir alternativas idóneas para superar las diferentes formas de violencia. La formación de ciudadanía, en la versión tradicional, no aporta mucho.

Ante esta situación, un grupo de científicos dirigido por Enrique Chaux, en ‘Educación, convivencia y agresión escolar’, Taurus, 2012, propone competencias ciudadanas definidas como ‘las capacidades cognitivas, emocionales y comunicativas que, integradas entre sí y relacionadas con conocimientos y actitudes, hacen posible que el ciudadano actúe de manera constructiva en la sociedad’. E identifica cuatro competencias ciudadanas básicas: Competencias emocionales, competencias cognitivas, competencias comunicativas y competencias integradoras.

En el ámbito colombiano, el ministerio de Educación plantea tres competencias: convivencia y paz, participación y responsabilidad democrática, y pluralidad, identidad y valoración de las diferencias. ¿Qué plantea el Ecuador?

* Evitar el círculo vicioso de la violencia

La violencia se transmite de generación en generación. Investigaciones concluyen que los niños que recibieron maltrato tienen más probabilidades de ejercer maltrato con sus hijos, y también en el ambiente cercano: el barrio, la comunidad, la escuela.

¿Por qué aumenta el riesgo de reproducir el maltrato en esas condiciones? Se han identificado procesos cognitivos y emocionales que se ven afectados en ambientes signados por la violencia. Focalizar estos procesos es fundamental para diseñar acciones en programas educativo-preventivos.

Identificar variables mediadoras. Frente a actitudes de desconfianza, que tienden a desarrollar modelos mentales hostiles –imaginarios o no- es urgente diseñar nuevas estrategias enfocadas en la resolución de problemas, mediante actitudes asertivas (no agresivas) o mediadoras, que enseñen a los sujetos a interpretar con propiedad las intenciones de los demás, y a desarrollar competencias ante los conflictos.

La asertividad como alternativa. Se conoce como asertividad la capacidad de comunicación para defender los derechos propios sin atentar contra los derechos ajenos. Ser positivos es mirar lo bueno de las personas. Pero no se trata de poner la otra mejilla, sino de generar ambientes positivos, de respeto y tolerancia, donde cada persona sea reconocida como ser humano único e irrepetible.