Análisis y visión del deporte. Empedernido con los ingresos y gastos en el fútbol, baloncesto, tenis...
Tito Rosales Cox
Periodista en medios desde 1989. En el Grupo El Comercio desde 1992. De todo un poco: estudios de Marketing, fútbol y deportista aficionado. Hoy es editor deportivo. @titorosalescox

La lección de Repetto y de los Julio

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 8
Sorprendido 0
Contento 43
Lunes 15 de octubre 2018

Editor deportivo
Twitter@titorosalescox

Pablo Repetto y los hermanos Jhojan y Anderson Julio, usualmente, están en el huracán de las críticas. Los hinchas los censuran, les hacen ver sus carencias técnicas y estratégicas. Incluso, hasta los califican burdamente.

Esas observaciones son injustas porque no se sustentan a la realidad. El entrenador, que fue finalista de una Copa Libertadores, con Independiente del Valle en el 2016, tiene cerca a Liga de hacerla otra vez campeón y los Julio, que aún están en crecimiento, forman parte de la nueva generación de
futbolistas.

Atrás de los Julio, Repetto o de equis futbolista o entrenador están familias que también receptan esos comentarios desatinados, burdos y con animadversión, a veces.

El fútbol ecuatoriano no cuenta con una centena de futbolistas de calidad, que anualmente sean transferidos a clubes del exterior. No es así. Los que se destacan, especialmente los ecuatorianos, en el campeonato han llegado con carencias técnicas por la falta de fundamentos que no recibieron en las divisiones formativas y que las han ido aprendiendo en el fútbol profesional. Esa es la realidad de esta actividad, que hay que apuntarla desde su raíz porque de lo contrario seguiremos con esa irregularidad que se refleja en el campeonato y también en la Selección.

Los Julio y Repetto aún están con vida. Y lo más sensato es que los hinchas los evalúen más adelante porque aún falta la final.

La Liga actual no es la peor ni tampoco mejor a la que formó Edgardo Bauza. El equipo actual, liderado por su entrenador, es partidario de los esquemas pragmáticos, en la que se impone el resultado sobre la estética. Y eso en el fútbol es válido.