Análisis y visión del deporte. Empedernido con los ingresos y gastos en el fútbol, baloncesto, tenis...
Tito Rosales Cox
Periodista en medios desde 1989. En el Grupo El Comercio desde 1992. De todo un poco: estudios de Marketing, fútbol y deportista aficionado. Hoy es editor deportivo. @titorosalescox

Ecuafútbol y las elecciones

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 4
Lunes 21 de enero 2019

Editor deportivo
Twitter:@titorosalescox

Las elecciones de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) se han llevado en un escenario incierto, que originan incertidumbre por los planteamientos que se han hecho a última hora.

Consultas a la FIFA para darle supuesta agilidad al proceso deja en evidencia la falta de transparencia.

¿Cuál fue el propósito de la FEF? En medio de ese alboroto también eligió una comisión electoral cuando usualmente esa gestión es mandato del Congreso de Fútbol.

Lo más sensato es que sea el Congreso de Fútbol el que determine las condiciones de las elecciones para desterrar estos alegatos que la FEF y sus actuales dirigentes del Directorio han planteado, los mismos que parecía que favorecerían a una de las listas postulantes.

Lo que sí es necesario es que cualquiera que sea elegido presidente está en la obligación de excluir a los dirigentes que estuvieron en el directorio y en las comisiones con el expresidente procesado por corrupción. Esas personas influyeron en la actual crisis de valores del fútbol; evitaron impulsar procesos de investigación y plantear soluciones para salir de la crisis económica de los equipos de fútbol.

También es urgente realizar una auditoría forense, exhaustiva, de los últimos 20 años en la FEF porque quedan dudas sobre los informes económicos que se presentaban en los congresos y en los que hubo dirigentes que mocionaban votos de aplausos sin revisar los contenidos de las carpetas.

Los postulantes a dirigir la FEF han presentado propuestas interesantes de fortalecer desde sus bases el fútbol; reinventar la Segunda Categoría y los torneos infanto-juveniles. Pero lo más importante es darle decencia y encontrar un camino adecuado para refundar el fútbol ecuatoriano.