Es una columna que incluirá información sobre temas relacionados con seguridad y justicia. Otros artículos del autor: http://bit.ly/gTipanluisa Twitter: @ECtipanluisag
Geovanny Tipanluisa
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central del Ecuador. Tiene 20 años de experiencia en periodismo. Colabora con el Grupo EL COMERCIO desde el 2003 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente es Editor de Seguridad

Que no se repita la persecución correísta

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 14
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 3
Contento 7
Lunes 17 de junio 2019

Lo ocurrido en el sistema judicial durante el correísmo simplemente horroriza. Opositores perseguidos, jueces de tribunales que conocieron causas sin haber sido seleccionados, casos represados tres años, magistrados que juzgaron pese a estar cuestionados.

Un informe de 249 páginas, que elaboró la Comisión por la Verdad y la Justicia, muestra lo más crudo de esa época: “hubo familias que pagaron hasta USD 50 000 para no ser acusadas en instancias judiciales”. ¿Esa era la independencia que pregonaban los correístas? ¿Así se manejaban las cortes?
El Consejo de la Judicatura tiene pleno conocimiento de estos datos y los tomó como insumos dentro de la evaluación a los jueces y conjueces de la Corte Nacional.

Es urgente aclarar este penoso informe y los dramáticos testimonios de los afectados. Por ahora, 14 magistrados están señalados por una supuesta persecución.

¿Podrían ser más? La Contraloría General del Estado y la Unidad de Análisis Financiera (UAFE) deben remitir informes sobre los análisis que se ejecuten a sus patrimonios.

Los jueces están obligados a presentar las declaraciones juramentadas del inicio de su gestión y las realizadas periódicamente.

Deben certificar no tener bienes o dinero en paraísos fiscales y remitir las declaraciones del impuesto a la renta. Además, firmarán un formulario en el que autoricen acceder a la información de los bienes y a sus estados financieros. El análisis está en marcha. Habrá que esperar los resultados finales.

El Consejo de la Judicatura habla de una evaluación integral. Que así sea. Que no se repita la persecución correísta. Pero también es imperante agilitar el trabajo de sus funcionarios.

El proceso se anunció hace cuatro meses y recién en la primera semana de julio se posesionará al Comité Evaluador. ¿Por qué? En su renuncia, la vocal Patricia Esquetini habla de “un liderazgo que no demuestra estar comprometido a realizar cambios profundos en la justicia”. Grave. La respuesta fue tibia, nada contundente ante semejante aseveración.